Pages Navigation Menu

il contenitore dell'informazione e della controinformazione

Javier Sánchez Serna, el filósofo marxista murciano que le birló un sillón a Vox en la Mesa del Congreso

El diputado de Unidas Podemos por Murcia fue elegido secretario del máximo órgano de control de la Cámara Baja ante la incredulidad de las derechas

Sánchez Serna, militante comunista en su juventud, estudiaba en Madrid cuando eclosionó el 15M. Años después, participó en la fundación de Podemos en su región

Aitor Riveiro

Javier Sánchez Serna (Murcia, 1984) se convirtió en el protagonista inesperado de la sesión constitutiva de la presente legislatura. En la última ronda de votaciones para elegir la Mesa del Congreso, el órgano de gobierno de la Cámara Baja, su nombre se coló en las papeletas que los diputados introducían en la urna. Las miradas en la bancada de las derechas pasaron de la incredulidad a la sospecha cuando el nombre de este filósofo marxista, de escaso perfil mediático, se hizo con la Secretaría Tercera de la Mesa. Una amplia alianza parlamentaria, que esboza una posible mayoría de investidura, sumó sus votos para imponerse al PP, que prestó un inane apoyo a Ciudadanos, y a Vox, que no quiso aunar estrategias con sus aliados.

El resultado de la jugada, ideada y pergeñada por Pablo Echenique y Txema Guijarro, es el de una amplia mayoría progresista en la Mesa (seis a tres) y que el partido de extrema derecha, que el 10N ganó precisamente las elecciones en Murcia, se ha quedado sin un sillón que daban por seguro.

La alegría en el bloque progresista fue notoria. La portavoz de Unidas Podemos, Irene Montero, se acercó al escaño de su homóloga socialista, Adriana Lastra, para chocar los cinco en un gesto que ilustra las dificultades parlamentarias con las que tendrá que lidiar el nonato Gobierno de coalición que negocian Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.

Adriana Lastra e Irene Montero se felicitan tras la votación que ha dejado a Vox sin un puesto en la Mesa del Congreso.
Adriana Lastra e Irene Montero se felicitan tras la votación que ha dejado a Vox sin un puesto en la Mesa del Congreso. DANI GAGO (PODEMOS) / Madrid

Fue precisamente el secretario general de Podemos quien la noche del lunes avisó a Sánchez Serna de lo que iba a ocurrir al día siguiente, según relata en conversación con eldiario.es.

El diputado murciano guardó el secreto, sabedor de que un desliz podía echar por tierra el plan. Era necesario conocer la estrategia del rival, que quedó clara en la primera ronda de votaciones para repartir las Vicepresidencias. El PP, Vox y Ciudadanos no sumaron sus fuerzas, por lo que cabía la opción de hackear la segunda ronda de votaciones. En el PSOE, entre una y otra, se repartieron los nuevos sobres.

La casualidad quiso que Sánchez Serna se sentara en el llamado gallinero del Congreso, las últimas filas, junto al diputado de Vox que teóricamente debía ocupar el que, en realidad, sería su puesto. “Si todo sale como dios manda”, decía el representante del partido de extrema derecha a sus vecinos de bancada.

Pero salió justo al revés. Ese diputado, otra casualidad, es José María Figaredo, familiar del exvicepresidente del Gobierno, ex director gerente del FMI, expresidente de Bankia y hoy reo en Soto del Real, Rodrigo Rato Figaredo.

Sánchez Serna está muy orgulloso de haber sido él, precisamente él, quien haya arrebatado a Vox un puesto que supone más visibilidad y, sobre todo, más recursos económicos y humanos, y porque es un premio a las especiales dificultades que ha vivido Podemos en Murcia en 2019. Cuando Íñigo Errejón anunció su regreso a la política estatal, parte de la dirección del partido en la Región se fue a Más País. Entre ellos, el número uno, Óscar Urralburu.

El movimiento enfadó a Sánchez Serna. Tanto por las formas como por lo que dijeron los protagonistas. “La anterior dirección se fue diciendo que Podemos Murcia no existía y que toda la dirección se iba a Más País. Esto no fue así. No le siguió ninguna organización municipal”, recuerda. Y añade: “A mí me sorprendió porque el día antes los dos diputados dijeron que no se iban. Fue un poco de la mañana a la noche. No llegaron a digerir bien el resultado de Vistalegre 2 [la Asamblea Ciudadana en la que Iglesias se impuso a Íñigo Errejón]. Los primeros días más enfado. Los siguientes días, de aceptarlo”, apunta.

Pero Podemos aguantó. Y Más País no despegó. Javier Sánchez Serna retuvo el escaño al obtener 62.897 votos, mientras Urralburu se hacía con 13.287 sufragios.

Gloria Elizo, Gerardo Pisarello y Javier Sánchez Serna, los tres representantes de Unidas Podemos en la Mesa del Congreso.
Gloria Elizo, Gerardo Pisarello y Javier Sánchez Serna, los tres representantes de Unidas Podemos en la Mesa del Congreso. DANI GAGO (PODEMOS) / Madrid

Del 15M al Congreso (pasando por unas oposiciones)

La militancia política de Sánchez Serna viene de lejos. En sus años mozos militó en las Juventudes Comunistas, la organización juvenil del PCE. También en el Frente Cívico de Julio Anguita. Luego, en lo que él mismo recuerda como “una pequeña iniciativa política que se llamaba Convocatoria que estaba en contacto con experiencias como la de Alternativa Galega de Esquerdas en Galicia en 2012”.

AGE fue una candidatura que aunó las fuerzas de Anova y Esquerda Unida en las autonómicas de 2012. Al frente estaban Xoxé Manuel Beiras y una por entonces desconocida Yolanda Díaz. En la tramoya de la estrategia, Pablo Iglesias.

Llegado el momento, se fue a Madrid a estudiar Filosofía en la Universidad Complutense. La casualidad, otra vez, quiso que diera con uno de los epicentros de la reacción ciudadana a la crisis económica y social que se desató en España desde 2008.

Corría el año 2011 y Sánchez Serna coincidió en la Facultad de Filosofía con algunos de quienes luego estarían a los mandos de Podemos. Luis Alegre, Miguel Bermejo o Carlos Fernández Liria, quien impartía un máster de Filosofía Contemporánea. También asistió a algunas clases del Pablo Iglesias profesor de Políticas. Y participó activamente en las protestas que derivaron en un momento político fundamental en la historia política actual: el 15M.

Con las pilas recargadas de activismo, Sánchez Serna regresó a Murcia. E hizo lo que muchos licenciados en Filosofía: preparar oposiciones. El problema, relata, es que las listas no se movían. Mientras, se ganaba la vida con las clases particulares y con un curso en el Centro de Documentación y Estudios Avanzados de Arte Contemporáneo (CENDEAC) de la Región de Murcia con un “título muy rimbombante”, según él mismo: “Posmodernidad, crisis y procomún”. Muy, muy 15M.

Y de repente llega el 17 de enero de 2014. Pablo Iglesias presenta Podemos. Ese mismo verano, según rememora Sánchez Serna, le llaman desde el equipo técnico que dirigía el partido hacia la I Asamblea Ciudadana del partido. Ese mismo otoño forma parte de la lista de Pablo Iglesias y entra en la dirección estatal de Podemos. Un año después, ganó el acta de diputado de la XI legislatura al encabezar la lista en Murcia. Puesto, y escaño, que ha mantenido desde entonces hasta el arranque de esta XIV legislatura.

En estos cuatro años, Sánchez Serna se muestra especialmente orgulloso de dos victorias políticas. La primera, el soterramiento de las vías del AVE a su entrada en la capital murciana, un logro conseguido gracias a una gran movilización social y a la ayuda de dos excompañeros de bancada que cita expresamente: Sergio Pascual y Félix Alonso. Otro de los que ya no está y para quien tiene Sánchez Serna un especial recuerdo es para Juan Antonio Delgado Ramos, el diputado por Cádiz que el 10N no revalidó su escaño y que deberá ahora reincorporarse al servicio en la Guardia Civil.

La segunda, la reversión de las condiciones de los préstamos renta que concedían los bancos a estudiantes para pagar los máster que se convirtieron en obligatorios para determinadas materias cuando el PSOE implantó el Plan Bolonia con Ángel Gabilondo como ministro de Educación.

La lucha contra Bolonia fue el germen de Juventud sin Futuro, la plataforma estudiantil que nutrió de cuadros a Podemos en sus inicios. Años después, ya en el Congreso, Sánchez Serna recuerda que “al principio no tenían intereses”, pero que “luego cambiaron las condiciones sin la debida información por parte de las entidades financieras”. “Se lo conseguimos arrancar al ministro Pedro Duque, y gracias a un decreto se revertieron las condiciones”, se congratula. Una primera victoria legislativa que entronca directamente con su pasado activista y que le sirve de acicate para una nueva e inesperada responsabilidad: la Mesa del Congreso.

Sorgente: Javier Sánchez Serna, el filósofo marxista murciano que le birló un sillón a Vox en la Mesa del Congreso

Spread the love
  •  
  •   
  •   
  •   
  •  
  •  
468 ad

Leave a Comment

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *

Questo sito usa Akismet per ridurre lo spam. Scopri come i tuoi dati vengono elaborati.

adversing