Porque debemos defender a Venezuela

19 Marzo 2019 0 Di ken sharo

Entrevista al senador chileno Alexandro Navarro Caracas.- “Es un sabotaje, la dinámica es la misma que llevó al golpe contra Allende en 1973″. El senador chileno Alexandro Navarro, militante del Partido Progresista de Chile, comenta sobre el ataque tecnológico que está haciendo la vida más difícil para el pueblo venezolano: imposible llamar, conectarse a Internet, tomar el metro, ver la televisión … Un ciberataque muy serio al cerebro del sistema eléctrico, definido por el gobierno como el más grave hasta ahora por la república bolivariana, dejó a gran parte del país en la oscuridad. El sistema de control automatizado que preside la central eléctrica de El Guri ha sido saboteado. Un sistema de control instalado por la empresa canadiense ABB. El daño ha sido reparado casi por completo en todo el país, pero permanecen los problemas de la red telefónica, la televisión nacional, etc. Con Navarro hemos comentado sobre los eventos, la actitud de los Estados Unidos y de las derechas, y la llegada a Venezuela de la delegación enviada por la Alta Comisionada para los Derechos Humanos Michelle Bachelet, a quien el gobierno presentará un informe sobre este sabotaje: “Los problemas terminarán cuando cese la usurpación “, escribió el autoproclamado ” presidente interino” en Twitter, Juan Guaidó, caminando con sus escasos seguidores en las calles de Caracas. Navarro, quien ha sido parlamentario y senador por un total de 28 años, ha venido a Venezuela muchas veces y con frecuencia ha testificado sobre la total fiabilidad y legitimidad de los procesos electorales. Comenzamos hablando de su país, cuyo presidente Sebastián Piñera está en la vanguardia del ataque al socialismo bolivariano, y acompañó al autoproclamado Guaidó durante su show en la frontera con Colombia, cuando el imperialismo estadounidense buscó la invasión militar disfrazada de “ayuda humanitaria”. ¿Qué política está promoviendo tu partido en el escenario chileno? En los últimos años, los partidos políticos en Chile han sufrido la misma involución que ha ocurrido en todo el mundo, y también han sido fuertemente cuestionados por políticas públicas que han limitado su formación. Hoy hay 15 partidos legales, luego de la reforma del sistema electoral hubo 36. En ese contexto, el partido País, que dirigía y que representaba el 5% del electorado, se fusionó con el Partido Progresista que hoy tiene una base popular fuerte y amplia, un contingente intelectual y profesional sólido y establece una combinación adecuada para enfrentar la coyuntura política, que requiere ideas sólidas pero también acciones callejeras. Es un partido de izquierda, en solidaridad con la lucha por la construcción del socialismo en el mundo y comprometido con la defensa del proceso bolivariano. ¿Qué relación tiene el Partido Progresista con el Partido Comunista y con los movimientos sociales? Durante aproximadamente seis meses, formamos un solo grupo tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado y estructuramos una propuesta para abrir un debate sobre la unidad de la izquierda en Chile. Los tiempos nos obligan a trabajar juntos, la derecha se ha estructurado con un plan de largo periodo, Piñera ha declarado en repetidas ocasiones que pretende gobernar durante tres mandatos, y está tratando de aprovechar la dispersión de la izquierda y del progresismo. Es uno de los principales problemas que tenemos que afrontar. Chile es un país de gran desigualdad y fuertes contradicciones. ¿Cómo ganó de nuevo Sebastián Piñera? Los factores son numerosos, entre los principales hay una contradicción que la izquierda no ha podido gobernar. Cuando se instalaron los gobiernos democráticos que pusieron fin a la dictadura de Pinochet, en Chile había el 43% de los pobres y alrededor del 10% de pobreza extrema. En 21 o 22 años de gobiernos democráticos, la pobreza se ha reducido al 17%. Chile ha aumentado el crecimiento económico que ha permitido a millones de chilenos crecer socialmente, salir de la pobreza. Sin embargo, hemos tardado en reconocer las nuevas expectativas sociales, culturales y profesionales. El principal mérito de Piñera fue generar un mensaje de esperanza y crecimiento personal anclado al neoliberalismo y al individualismo: “puedes hacerlo solo”. Un mensaje que ha cumplido con la demanda de grandes sectores de la clase media, pero también de las clases populares. Otro factor importante fue la absoluta falta de medios de comunicación a favor de la izquierda. Si tienes una idea, por muy buena que sea, no existe si no puedes comunicarla. Hoy en día la totalidad de la prensa escrita es propiedad editorial de la derecha, como el 100% de las televisoras. En este gobierno de derecha, la televisión pública y todos los canales públicos se inclinan a la extrema la derecha. La propiedad de las emisoras de radio es controlada por el 80% de esta misma derecha. Con solo un margen del 20% del espectro radioeléctrico, es difícil promover la necesaria batalla de las ideas, y en esto hay una subestimaci

Sorgente: Porque debemos defender a Venezuela

Spread the love
  •  
  •   
  •   
  •   
  •  
  •