4 March 2024
0 23 minuti 12 mesi

Este biólogo marino, que ha buceado por aguas de todo el mundo, afirma que si queremos seguir pescando, hay que dejar zonas protegidas, “lo entendería hasta un niño”

La ONU alcanza un acuerdo histórico para proteger los océanos

Esther Cabezas

Eivissa —

Los océanos actúan como los pulmones del planeta, generando oxígeno y absorbiendo dióxido de carbono y desechos. Los mares y océanos son imprescindibles porque regulan el clima y la temperatura, haciendo que el planeta sea habitable para todas las formas de vida. Además, desde el punto de vista económico, hay que tener en cuenta que el 80% del comercio mundial se hace con transporte marítimo, el 95% de todas las telecomunicaciones mundiales se transportan mediante cables submarinos y más del 15% del consumo anual de proteína de origen animal se produce a través de la pesca y la agricultura.

Piratas, explotación y contaminantes: los países intentan por primera vez poner reglas en un mar sin ley

Tras jornadas agotadoras de negociación y un día después de cumplirse el plazo marcado, los países que forman parte de las Naciones Unidas llegaron en la madrugada del 4 al 5 de marzo, hora española, a un acuerdo histórico para proteger el 30% de los océanos, en concreto, las aguas internacionales de alta mar que se encuentran a más de 200 millas marítimas de la costa con el Tratado Global de los Océanos. El acuerdo, “histórico”, es la culminación de 17 años de conversaciones en el seno de la entidad internacional y es fundamental para abordar los desafíos a nivel mundial a causa de la crisis climática, la pérdida de la biodiversidad y la contaminación, entre otros factores.

Para conocer más afondo la repercusión de este Tratado y saber más acerca de la salud de nuestros mares hemos hablado con el explorador de National Geographic y biólogo marino, Manu San Félix, una de las voces más destacadas en la conservación del Mediterráneo y de los océanos, en general. San Félix ha conversado con elDiario.es desde el Océano Índico donde se encuentra embarcado realizando un proyecto de National Geographic, del que es responsable de la imagen, que precisamente se encarga de delimitar zonas protegidas.

¿Cree usted que nos tenemos que felicitar por la firma de este Tratado de los Océanos firmado en la sede de las Naciones Unidas?

Hay que ser muy cauto. ¿Felicitarse? Bueno, es un paso, pero ahora hay que hacerlo de verdad y que la protección sea real, porque hasta la fecha tenemos muchas zonas protegidas que llamamos “reservas de papel”, porque apenas tienen medidas de protección dentro de ellas. Hay un dato que es bastante demoledor que está publicado en revistas científicas. En el Mediterráneo, en nuestra casa, en el 95% de las áreas marinas protegidas no hay una diferencia clara dentro y fuera de ellas. A eso es a lo que les llamamos “reservas de papel”. La protección básica es que no se pesque, pero esto no se puede entender como una medida en contra de la pesca. Proteger es algo a favor de la pesca. Si queremos seguir pescando, hay que dejar zonas protegidas, lo entendería hasta un niño. Para que los peces se multipliquen y crezcan es necesario proteger. Pues bien, en el Mediterráneo la zona realmente protegida es menor al 1%. Entonces, hay que ser sensatos y mirar los números con objetividad.

Hasta la fecha tenemos muchas zonas protegidas que llamamos “reservas de papel” porque apenas tienen medidas de protección dentro de ellas. En el 95% de las áreas marinas protegidas del Mediterráneo no hay una diferencia clara dentro y fuera de ellas

Bajo su punto de vista, ¿Cuáles son los peligros fundamentales en estos momentos para la conservación de los océanos y los mares?

Primero, el calentamiento global es un enorme desafío al que se enfrenta el Mediterráneo y, en general, todos los mares y océanos. Y por eso, ahora más que nunca, necesitamos que estén sanos porque, como una persona sana, resiste mucho mejor las altas temperaturas. En segundo lugar, la sobrepesca. Otro tercer punto podría ser la contaminación, sobre todo hablamos de plásticos, de polución por vertidos de aguas residuales, de vertidos de productos químicos y minerales como el plomo o el mercurio…

La destrucción del hábitat afecta sobre todo a las inmediaciones de la costa. Estamos destruyendo el hábitat costero, que es importantísimo, porque de las zonas poco profundas dependen muchísimas especies. Son incubadoras naturales donde acuden a reproducirse, a poner los huevos, áreas donde los alevines crecen. Si miramos en nuestro Mediterráneo, con la construcción de urbanizaciones, puertos, etcétera, nos encontramos con que no tiene nada que ver como era hace 50 o 100 años. Es un horror.

¿Y qué hay de la de la minería marina?, ¿está afectando a la salud de los océanos?

Sí, ese es un tema que no conozco muy bien, pero la minería costera es cada vez más frecuente. Además, se está produciendo ahora en zonas del planeta que me preocupan muchísimo: los dos polos, los casquetes polares y, sobre todo el Polo Norte. Son territorios que llevan miles de años tapados por el hielo. Pues ya hay proyectos de minería o de explotaciones petrolíferas pendientes de apertura en los lugares donde han retrocedido los hielos. Obviamente es algo preocupante.

Sí, en este sentido quizás haya una falta de información a la ciudadanía. También se habla de otro gran agente desestabilizador: el transporte marítimo. Según publica Natalie Mueller en la web del Instituto de Salud Global de Barcelona, el 80% del transporte comercial a nivel mundial se hace por vía marítima. “Cada año -asegura Mueller- se mueven 10.000 millones de toneladas de carga por vía marítima y esto provoca cerca del 3% de los gases de efecto invernadero del mundo, así como el 13% de las emisiones de óxido de nitrógeno (NOx) y el 12% de las de óxido de azufre (SOx). El transporte marítimo emite también otros contaminantes perjudiciales para la salud humana, como partículas y carbono negro”.

Sí, sí. Esto afecta a muchos lugares costeros, cercanos a las rutas marítimas. En el caso del Mediterráneo, un mar cerrado prácticamente por el que pasan rutas comerciales principales, el problema es importante. En primer lugar, por la llegada de especies invasoras. El Mediterráneo es el lugar del mundo con mayor número de ellas, ya han superado las 1.000.  En cuanto al tráfico marítimo, pues también. Además, ahora con el retroceso del hielo en los polos las rutas comerciales son más cortas a través de ellos y esta es otra gran amenaza para la zona.

Me hablaba antes de que la pesca intensiva está afectando mucho a la salud de los océanos, de los mares…

Bueno, ¿acaso no lo sabemos todos?, solo hay que mirar si visitas una lonja el pescado que hay. Nada que ver con lo que llegaba hace 70 años. Hemos matado en los océanos el 90% de los peces grandes, nueve de cada diez, no es que lo diga yo, está en publicaciones científicas. Son datos y están auditados, están más que corroborados antes de salir a la luz. Es un disparate. Los datos son demoledores.  Por ejemplo, se matan 100 millones de tiburones cada año. Llevamos décadas pescando porque creíamos que el mar era muy rico y el océano parecía que no tenía fin. Pero ahora ya sí que lo vemos.

Y si miramos la costa española tenemos otro dato que es muy impresionante. Somos un país consumidor de pescado, un país con una costa enorme… pues más del 80% del pescado que se consume en España viene de fuera porque en casa ya no lo hay. Bueno, solo tienes que ver si te pones unas gafas y un tubo enseguida te das cuenta que en nuestras aguas quedan muy pocos peces, son pequeños y cada vez hay menos diversidad de especies. Da igual que mires en Altea o en Eivissa.

Hablamos del acuerdo al que se ha llegado en Naciones Unidas para la preservación marina, aunque es un compromiso que aún no se ha firmado por todos los miembros, ya que está pendiente de traducirse a los 6 idiomas oficiales de la Unión Europea. ¿Qué se hace más urgente para que se lleve a cabo y la preservación de las zonas marinas de alta mar sea un hecho?

Lo más importante es determinar qué significa protección, ahí está el caballo de batalla. Es decir, yo hago una zona marina protegida y establezco que dentro de ella no se puede hacer minería… ¿Y lo demás? Hay que andarse con ojo, que proteger es una palabra muy amplia y haciendo muy poco ya puedes decir que estás protegiendo. Hay que concretar, precisar el término.

 Y aparte de definir bien, también hará falta una estructura para poner en marcha este Tratado, organismos que decidan cómo se van a hacer las cosas, quién va a llevar a cabo los proyectos, quién va a supervisar la realización de los objetivos propuestos, comisiones técnicas…

Pues hay que trabajar muchísimo. Bueno, es parte del trabajo que yo hago. Hay muchos que estamos trabajando en muchas ONGs y bueno, desde National Geographic o, por ejemplo, aquí en casa, las organizaciones Marilles, Save the MED o GEN… todos estamos trabajando. Tenemos que ser ambiciosos. La protección, ¿por qué?, porque es necesario, muy necesario. Si lo sabe hasta cualquier pescador, sobre todo los que descienden de pescadores. Sabe lo que se pesca y sabe lo que pescaban sus abuelos. Y sabe que no tiene nada que ver, ¿no?, entonces hoy día es necesario ser ambiciosos en la protección. ¿Para qué? Para recuperar los océanos. Y nosotros tenemos el desafío importantísimo y muy serio de recuperar el Mediterráneo.

A raíz de la firma de este Tratado para la Protección de los Océanos parece ser que se ha tenido muy en cuenta la opinión de las ONGs conservacionistas, asociaciones, fundaciones. ¿Esto ha sido así?, ¿ha sido determinante para el acuerdo el trabajo hecho por estas entidades a las que usted pertenece?

Totalmente, por ejemplo, la meta de proteger el 30% para 2030 arranca de una campaña que se llama Campaign for Nature, que es una iniciativa de National Geographic y Wish Foundation, una fundación suiza que para eso puso 1 billón de euros. Esta campaña lleva 3 o 4 años, y es ahí donde se ha conseguido ir generando movimiento. Ahora, obviamente, las ONGs juegan un papel importantísimo. Tenemos que trabajar en la misma línea y en la misma sintonía. Lo bueno de esta firma es que hay un objetivo claro y hay que conseguir que se haga real y verdadero con una verdadera protección.

Uno de los principales escollos de esta negociación entre los países ricos y pobres ha sido el descubrimiento y la utilización de los recursos genéticos marinos. Los pobres disponen de menos fondos y no se quieren quedar atrás, por lo que han forzado a los ricos a que los resultados de sus investigaciones los puedan aprovechar todos. Este compromiso, ¿va a ser complicado llevarlo a cabo? 

 Esto es pura investigación y una de las máximas de la labor investigadora es compartir con la sociedad los descubrimientos. Ese es el fin de las investigaciones, estudiar para aportar a la sociedad lo que descubres. Ahora mismo la cuestión de las desigualdades entre países es una realidad que ojalá desaparezca en un futuro. Lo que es absolutamente cierto es que países ricos y países pobres estamos en el mismo planeta y la salud del planeta afecta a todos por igual.

Hablábamos antes de cómo se van a hacen las cosas para que se cumpla este Tratado. Y estaba leyendo que al parecer los organismos que ya existen seguirán siendo los responsables de regular la pesca, el transporte, la minería, etc., sin necesidad de estudios de impacto ambiental. Me he quedado sorprendida…

Bueno, yo entiendo que esto de impacto ambiental es para las obras. Aquí, desde luego, lo que hay es un trasfondo político enorme, y va a haber ahí un pulso porque las zonas pesqueras de alta mar donde se quiere actuar son las aguas internacionales, va a ser complicado. Desde luego ahí hay detrás una labor que es un trabajo político.

El acuerdo se consiguió un día después de que cumpliera el plazo marcado y parece ser que por esa razón muchos de los integrantes de la delegación rusa ya se habían marchado, por lo que se está pendiente también de su aprobación… No sé, a lo mejor soy mal pensada, pero habría alguna posibilidad de que no firmaran, las relaciones internacionales con este país no son las mejores en estos momentos.

No sé. Si hablamos de Rusia ahora mismo, pues sabemos la cantidad de cosas que están en juego, la guerra que hay. Y como eso repercute con cosas que no están directamente relacionadas con la guerra. Eso es un tema político 100%.

 2030, la fecha prevista para que el 30% de nuestros océanos esté protegido, ¿Igual es demasiado pronto? Hay mucho trabajo por hacer.

Bueno, yo creo que hay que poner fecha, si pones un horizonte a más años vista, a 2050, no pasa nada, no se hace nada. Puede dar la sensación de que 2030 es muy pronto, pero es que vamos con mucho retraso y hay grandes problemas ambientales que cada vez los vamos a sentir más.

Puede dar la sensación de que 2030 es muy pronto, pero es que vamos con mucho retraso y hay grandes problemas ambientales que cada vez los vamos a sentir más

La Unión Internacional de la Conservación de la Naturaleza (UICN) dice que casi un 10% de las especies marinas están en peligro de extinción. 

Sí, claro, es posible. Otra cifra que es todavía más fuerte es de la ONU: en este siglo, 1 millón de especies se enfrentan a la extinción. Estamos ante la 6.ª gran extinción en la historia del planeta, y eso ahora mismo es imparable, está sucediendo. Es un escenario preocupante, aunque no apocalíptico. La situación es como cuando vas al médico y los análisis salen horribles: el colesterol, la glucosa, el ácido úrico, todo está mal. ¿Y en ese momento cómo tienes que reaccionar? Bueno, o reaccionas diciendo ‘no’, yo sigo exactamente igual y si mañana me muero ya está; o te pones a dieta, a cuidarte, a hacer actividad física. Pues ahora, si hacemos un análisis clínico del planeta, el resultado es súper preocupante y esa es la realidad. Es una verdad como un templo, no es nada exagerarlo. Pero yo creo que hay que mirar los datos con objetividad, darse cuenta de que son serios y tomar esa actitud de decir: en nuestra mano está cambiar. Y por eso hay que firmar lo del 30% y hay que empezar a pescar de una forma sostenible. Por eso, hay que utilizar energías renovables, tenemos que reciclar la basura, tenemos que depurar nuestras aguas residuales y no tirarlas sin depurar o mal depuradas al mar, etcétera, etcétera, etcétera. Todo está en nuestra mano.

Es un escenario preocupante, aunque no apocalíptico. La situación es como cuando vas al médico y los análisis salen horribles. O reaccionas diciendo ‘yo sigo exactamente igual y si mañana me muero ya está’ o te cuidas

Usted que conoce bien los océanos, ha buceado en todos ellos. ¿Dónde cree que se hacen más necesarios estos santuarios marinos? 

Hace falta en todos los sitios. Si me preguntas dónde, ya te digo que nuestra casa, el Mediterráneo, se muere y hay que actuar ya.

Y en este mar en concreto, ¿va a ser posible la creación de estos santuarios?, ¿en qué zonas se encontrarían? El Tratado articula que sería en los territorios de alta mar, lo que son ahora aguas internacionales, a 200 millas náuticas de la costa fuera de donde se encuentran las aguas soberanas de cada país.

Eso es hacer cartografías con grupos de expertos y empezar una propuesta, por ejemplo, hacer una ya para Balears. Hay que empezar y hacer por todos los sitios, crear santuarios o zonas marinas protegidas o como se quiera llamar, pero hay que empezar ya.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que en estos momentos el 95% de lo que hay es protegido. Pero no hay diferencias dentro y fuera de la zona marina protegida. Es decir, no se está protegiendo nada. Entonces lo que toca es hacer protección de verdad. Vivimos en un país que es una democracia y las reglas del juego son que se hace lo que desea la mayoría, si el deseo es crear reservas que apenas protejan pues habrá que aceptarlo. Mira, en Balears solo el 0,16% de sus aguas están cerradas a la pesca, aunque las zonas protegidas creo que superan el 20%, es decir, dentro de las reservas seguimos pescando. Nuestra sociedad así lo ha decidido hasta fecha. ¿Cómo será el futuro? Pues tiene que decirlo Balears. Hay algunas personas que pensamos que tenemos que ser ambiciosos y tenemos que aspirar a bastante más que solo cerrar a la pesca el 0,16%. Pero hay otras que igual creen que no, que se tiene que poder pescar en el 100%. Para mí las opiniones de todos son válidas, cada uno que defienda lo suyo. Yo por mi parte voy a defender lo que creo e intentar explicarlo y justificarlo. Estoy absolutamente convencido de que si queremos seguir pescando tenemos que proteger, y proteger va a beneficiar sobre todo a la pesca local sostenible y especialmente al turismo que es de lo que vivimos, y en Balears no digamos.

Hay que tener en cuenta que en estos momentos el 95% de lo que hay en el Mediterráneo es protegido. Pero no hay diferencias dentro y fuera de la zona marina protegida. Es decir, no se está protegiendo nada

Y para terminar esta conversación quería preguntarle sobre el proyecto en el que está embarcado con la Fundación VellMarí a la que pertenece y que tiene como objetivo la recuperación del Mediterráneo.

Estamos a punto de sacarlo, ya informaremos públicamente.

¿Este nuevo proyecto de VellMarí podría participar en la puesta en marcha del Tratado de Protección de los Océanos en nuestras aguas? ¿Ustedes y las entidades conservacionistas a nivel mundial trabajarán para que este Tratado se cumpla?

 Sí, ahí está. Vamos a trabajar, vamos a luchar por intentar recuperar el Mediterráneo. Y para eso hace falta un Mediterráneo con una mayor protección y, sobre todo, que como sociedad estemos unidos deseando un cambio a mejor. Que el Mediterráneo vuelva a ser el que conocieron nuestros abuelos, con focas, llenos de centollos, grandes meros y bancos de cientos de peces. Así era el Mediterráneo.

tutte le fotografie cliccando il link sotto riportato

Sorgente: Manu San Félix, explorador de National Geographic: “El Mediterráneo se muere”

Seguiteci su Telegram https://t.me/NuovaresistenzaBot