Ataques a varios riders en los chats de las asociaciones afines a Glovo y Deliveroo: “Hay que troncharles las piernas”

Ataques a varios riders en los chats de las asociaciones afines a Glovo y Deliveroo: “Hay que troncharles las piernas”

18 Maggio 2021 0 Di Luna Rossa

Dos repartidores conocidos por combatir el modelo de falsos autónomos de las plataformas digitales denuncian que se han agudizado los ataques contra ellos en los grupos de las asociaciones que impulsan las multinacionales, como AAR, Repartidores Unidos y APRA. Fernando García, vinculado a UGT, ha presentado ya a la policía una denuncia por acoso y por agresión: “Me pegó otro rider cuando esperaba un pedido”

— Seis años, 18.000 falsos autónomos detectados y casi 50 condenas después: llega la Ley Rider

Laura Olías

“Lo que hay que hacer es troncharles las piernas con el parachoques”. “Ten cuidado con insultar, a ver si voy a ir a tu casa (…)”. “Te estás cavando tu propia tumba”. “Ojalá le paren y le metan una paliza a este HIJO DE PUTA”. “¡Que parezca un accidente!”. Estos son solo algunos de los ataques y llamadas a la violencia dirigidos contra repartidores conocidos por sus denuncias públicas del modelo de falsos autónomos de empresas como Glovo, Deliveroo y Uber Eats. Los mensajes sobre todo señalan a Fernando García, vinculado a UGT, y también a Nuria Soto, una de las caras más conocidas de RidersxDerechos. Los comentarios citados están recogidos en varios chats controlados por asociaciones de repartidores afines a las multinacionales y favorables al modelo de autónomos, como AAR, Repartidores Unidos, APRA y AUR. En muchos casos, los ataques no han sido borrados por los líderes de las organizaciones. Tampoco reprochados ni criticados. “Es un acoso que ha ido escalando más y más. Ya es insostenible”, explica a elDiario.es el principal afectado, Fernando García.

La justicia declara falso autónomo al presidente de una de las asociaciones de ‘riders’ afines a Glovo y Deliveroo

El repartidor muestra a este medio varios de los ataques que ha sufrido en estos últimos meses en los chats de WhatsApp y Telegram de las asociaciones y que tiene recopilados en una denuncia en la Policía Nacional por acoso, que ha podido consultar elDiario.es.

“Hace dos meses, en marzo, estaba esperando un pedido de Glovo y me pegaron en la calle. No fue muy grave, me pegó otro repartidor y me hizo un esguince en la mano, así que también uní esto a los hechos denunciados a la Policía previamente. Con la aprobación de la Ley Rider, las amenazas y los insultos están siendo continuos. Es demasiado”, cuenta Fernando García sobre por qué ha decidido denunciar públicamente el acoso. Fuentes de Glovo indican que la empresa “atiende a cualquier requerimiento de información realizado por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en el marco de cualquier investigación abierta”. Sobre este caso añaden que se trata de “un procedimiento confidencial que no estamos autorizados a compartir”.

Hay varios grupos en los que existen mensajes de este tono violento, que son administrados y gestionados por los líderes de las organizaciones a favor del modelo de autónomos y afines a las plataformas: ya sea por Badr Eddine Hilali, conocido como Naruto, presidente de AAR; Jordi Mateo, portavoz de APRA; Gustavo Gaviria, fundador de Repartidores Unidos, y Fernando Roan, presidente de AUR.

Estas asociaciones han sido impulsadas desde las propias empresas. Glovo llamó a sus repartidores a que se movilizaran contra la Ley Rider y recomendó estos colectivos porque ya tenían voz en los medios de comunicación y sus acciones lograban ser escuchadas en la prensa. Deliveroo, por poner otro ejemplo, ha difundido entre sus riders correos para que afilien a AAR y recauda las cuotas de los socios de la organización, como confirmó en su día Naruto a elDiario.es y recoge el Acuerdo de Interés Profesional firmado el octubre pasado entre las partes.

Fernando García relata que ya no ha trabajado en la última semana, en la que se aprobó la conocida como Ley Rider, por temor a una agresión. “No puedo estar así, sin trabajar, sin ganar dinero. Tengo compañeros y amigos que me dicen ‘Fernando no salgas, no sabes lo que dicen por ahí de ti’… Esto va a peor y a peor, porque se ven impunes. Dicen estas amenazas en los grupos de las asociaciones, ponen montajes con fotos personales mías, mi dirección… y no pasa nada, no hacen nada”, critica el repartidor.

Además, esta semana se ha hecho viral en las redes sociales un vídeo del pasado mes de marzo, en el que Fernando García dice que Gustavo Gaviria es un “directivo de Glovo”, algo que no es cierto, lo que ha incrementado los ataques contra el rider. “Dije directivo, pero me refería a que él había sido mi jefe, era coordinador, encargado o como se quiera decir de Glovo. Gustavo Gaviria coordinaba a los repartidores de la flota de madrugada, que éramos 30 y pico en ese momento en Madrid. Era el encargado de esa flota, sacaba y metía a gente… Era mi jefe, eso quería decir”, explica el mensajero.

Nuria Soto, una de las portavoces de RidersxDerechos más activas, también ha sufrido más ataques en estos grupos en la última semana. Dos días después de que el Gobierno aprobase la regulación para laboralizar a los repartidores de plataformas digitales, uno de los participantes más activos del grupo de Repartidores Unidos colgó su teléfono y animó al resto de participantes a llenar el móvil de “sms”. “He recibido muchas llamadas y cuelgo rápido cuando veo de qué van. Me dicen que ojalá me vaya al paro, que soy una hija de puta, etc. También me mandan mensajes por privado… Que si ‘puta’ y cosas así. No es la primera vez, también pasaron por el grupo mi currículum y eso se permite, que es lo importante, los grupos de las asociaciones lo permiten”, destaca Soto a elDiario.es.

Más que insultos: mensajes que incitan la violencia

Este medio ha podido comprobar la existencia de varios comentarios que incitan a la violencia contra García y Soto, en específico, y más en general contra los repartidores movilizados en RidersxDerechos contra el modelo de autónomos. A continuación se reproducen algunos ejemplos:

“Vamos a robar a este gilipollas cuando lo veamos por la calle. Vamos a robarlo y darle una coñaza”. “Lo que hay es que troncharles las piernas con el parachoques. Sobre todo al Fer ese” “+1. No lo he dicho antes por si me tachaban de asesino”. (Mensajes en el grupo público de Repartidores Unidos, con Gustavo Gaviria como propietario con varios administradores, como Jordi Matero de Apra).

“Ten cuidado con insultar. A ver si voy a ir a tu casa…”. (Grupo privado gestionado por AUR).

“Tú mismo te estás cavando tu propia tumba Fernandito. (…) Alguno que vea que no puede alimentar a sus hijos llegado el caso podría llegar a lincharte si te viera por la calle…” (Grupo gestionado por Naruto, de AAR).

Uno de los mensajes amenazantes que señala al repartidor Fernando García en el chat gestionado por la asociación AAR. Patricia J. Garcinuño

En el caso de Fernando García, en varios grupos –sobre todo en AUR– se han difundido montajes y fotografías privadas del repartidor, descargadas de su perfil de Grindr. “Ya no uso la aplicación, porque no me puedo ni fiar de nadie con el que pueda interactuar después de lo que ha pasado. Han mandado en grupos de trabajo fotos mías porno o montajes. En chats de trabajo o en estos grupos de repartidores. Pueden ser fotos que yo haya compartido libremente en Grindr, pero no para que hagan esto con ellas. Es mi intimidad”, afirma el repartidor. Uno de los líderes de estas asociaciones, Naruto (AAR), ha utilizado memes con fotos de índole privada de García, de Grindr, según ha podido comprobar este medio.

Fernando García y Nuria Soto destacan además que en estos grupos se han difundido datos personales suyos, incluso el domicilio, lo que les señala y les pone en “el punto de mira”.

Los líderes de las asociaciones rechazan responsabilidad

elDiario.es ha contactado con los cuatro líderes de las asociaciones de repartidores mencionadas, que rechazan tener responsabilidad sobre los mensajes que se difunden en sus grupos. Aunque hay diferencias.

Por un lado, Naruto (AAR) y Fernando Roan (AUR) defienden que no tienen por qué rechazar este tipo de mensajes en los chats que administran. “No hice nada a nadie y, si fuera el caso, que vaya a denunciar. Está en su derecho. Como sé que soy una figura pública ni me molesto de esas chorradas”, responde Naruto. “Yo respondo por mí, no por lo que dice el vecino”, añade. Por su parte, Roan afirma que en su chat hay una un bot que “banea ciertas conductas” irrespetuosas, pero rechaza su responsabilidad en esta tarea. “No soy el padre de nadie, la libertad y automoderación son los pilares fundamentales del grupo”.

Fernando Roan destaca que “Fernando García en mi grupo solo entra para insultar”, sobre lo que manda varios mensajes en los que el repartidor de UGT escribe que el grupo es un “estercolero” y en el que duda de que exista algún trabajador “honrado”. “Frases las cuales no ayudan para una correcta relación entre compañeros, los compañeros estamos muy cansados de sus mentiras que difunde por grupos”, destaca Roan.

Otro mensaje amenazantes en el que se llama a “cazar” a “todos los de RXD” (RidersxDerechos). Patricia J. Garcinuño

Jordi Mateo, de APRA, justifica la “crispación”. “La crispación es del todo comprensible cuando está en juego tu futuro laboral, pero los insultos nunca son la forma. Desgraciadamente, es un recurso que puntualmente se usa tanto entre los grupos pro-contrato como los pro-autónomos. Desde APRA siempre hemos condenado ambas y lo seguiremos haciendo”, responde.

Por otro lado, Gustavo Gaviria de Repartidores Unidos condena los comentarios violentos, como aquellos en los que “le enviaron la foto de Benito Mussolini” muerto, así como los mensajes homófobos, que “hacen burla” de sus fotos de Grindr. Gaviria asegura que en su grupo no se permiten, para lo que hay un código de moderación, por el que se regula que se deben eliminar y las personas que los profieran pueden ser expulsados. “Aun así, es tal el volumen de mensajes que a veces puede colarse alguno, en este sentido estamos reforzando la lista y eficiencia de los administradores. Yo mismo he llegado a borrar auténticas barbaridades”, responde.

Sin embargo, elDiario.es ha comprobado multitud de mensajes que incitan a la violencia en el chat de Repartidores Unidos, varios de ellos de participantes del grupo muy activos, con los que Gustavo Gaviria interactúa con normalidad sobre otras cuestiones, así como Jordi Mateo. Muchos permanecen sin borrar.

Gaviria también destaca la actitud de Fernando García, que considera que genera crispación a menudo en los grupos. “Aunque es cierto que Fer es muy provocador (responde a la gente con “blablablabla”, “mafiosos”, “sapitos de la oficina” y cosas así), lo que no puede ser es que la gente responda con amenazas y cosas así”, sostiene. El líder de Repartidores Unidos critica que García ha proferido muchas “mentiras” sobre él que también le han causado “un daño importante tanto en imagen como a nivel personal”. Esta última semana, Gaviria señaló a García por el comentario sobre que era un “directivo” de Glovo (incorrecto) y anunció una demanda contra él, que aún no ha presentado, según explica a este medio.

“Normalizan los ataques”

UGT publicó hace unos días un informe en el que llama la atención sobre estas prácticas y mensajes violentos en los chats de las asociaciones afines a las empresas. “Al igual que con las plataformas y su modo de burlar la ley sistemáticamente, se fue generando una sensación de impunidad entre los miembros más fanatizados de las asociaciones. Lo que llevó a que los comportamientos se agravaran de modo progresivo. Se hicieron frecuentes, entonces, los ataques más despreciables, dando paso a un todo vale realmente lamentable”, recoge el estudio.

Nuria Soto, de RidersxDerechos, destaca esta idea del informe del sindicato: “Las asociaciones lograron convencer a los repartidores de que las plataformas no eran las culpables de lo que estaba sucediendo, así que comenzaron los acosos constantes en todo tipo de medios”. Soto subraya que estas asociaciones han puesto en la diana a RidersxDerechos y a los repartidores activos en la denuncia de los falsos autónomos, como ella y Fernando García. “Lo que buscan es que todo el odio que haya cuando las empresas precaricen a los trabajadores o no les den trabajo no vaya dirigido a las empresas, que son las que lo hacen, sino que se vuelva contra nosotros. Dicen que la culpa es de RiderxDerechos y listo. Es un plan maravilloso”, critica la repartidora.

Fernando García y Nuria Soto esperan que el “acoso” que reciban disminuya después de la denuncia pública. “Queremos desenmascarar a los presidentes de las asociaciones, que no hacen nada mientras todo esto pasa. O incluso lo fomentan, cuando nos señalan y nos culpan de todo lo que suceda tras la Ley Rider”, subraya Soto. García confía en volver a trabajar pronto y destaca que no quiere dejar la primera línea de denuncia de los abusos de las empresas. “No quiero, ahí sí que me deprimo. Ellos ganan y no puede ser, no estoy haciendo nada malo”, destaca.

foto: Fernando García, repartidor de plataformas digitales como Glovo contra el modelo de “falsos autónomos” de las empresas y vinculado a UGT. Patricia J. Garcinuño

Sorgente: Ataques a varios riders en los chats de las asociaciones afines a Glovo y Deliveroo: “Hay que troncharles las piernas”

Spread the love
  •  
  •  
  •   
  •   
  •   
  •  
  •