0 6 minuti 1 mese

Decenas de proyectiles activan las alertas a más de 60 kilómetros de la frontera. El ejército israelí había matado a un destacado comandante de la milicia libanesa

Antonio Pita

La escalada entre Israel y Hezbolá sigue marcando hitos en las últimas semanas. Tras las escaramuzas iniciadas en octubre en paralelo a los bombardeos en Gaza, que han ido creciendo hasta derivar en una guerra de baja intensidad, la milicia libanesa ha lanzado en la mañana de este miércoles su mayor ofensiva con cohetes contra el norte del Estado judío. Han sido 160, en dos tandas, activando las alarmas en distintos puntos, incluida la ciudad de Tiberias, a más de 60 kilómetros y a orillas del mar de Galilea. Es el ataque que ha llegado más lejos de la frontera desde el inicio de la actual escalada, hace ocho meses. Los proyectiles han sido interceptados por los sistemas de defensa israelíes en su gran mayoría y no se ha informado de víctimas. Hezbolá asegura que tenían como objetivo puestos militares y una fábrica militar, en respuesta al asesinato este martes en el pueblo de Yuaiya, en el sur de Líbano, de uno de sus mandos, Taleb Abdala, y otros tres hombres armados , que el diario Al Ajbar, vinculado al grupo, ha calificado de “doloroso golpe”.

Abdala era el comandante de la región centro (una de las más castigadas por el fuego cruzado) de la zona fronteriza. Y, junto con Wissam al Tawil, número dos de una unidad de la fuerza de élite Radwan, el mando de mayor rango de la rama militar de Hezbolá perecido desde octubre “en el camino a Jerusalén”, como los llama el grupo cuando lo son por fuego israelí.

La escalada aumenta la presión interna en Israel para ir a una guerra total e incrementa el riesgo de un fallo de cálculo que la desencadene. Mayo ya fue el mes con más fuego cruzado desde octubre. El ejército israelí ha matado a unos 320 milicianos de Hezbolá (unas decenas de ellos en Siria) y a más de 80 civiles desde octubre. Los proyectiles desde Líbano han matado al otro lado de la frontera a unas 30 personas, 10 de ellos civiles. Unos 94.000 libaneses y 60.000 israelíes llevan ocho meses evacuados de la zona fronteriza, a la espera de un horizonte para regresar a sus hogares.

El grupo libanés ha pisado el acelerador en los últimos días, con unos ataques que en esta época del año están además causando incendios. Sus drones, cohetes y proyectiles anticarro son cada vez más certeros, aprovechando el conocimiento que ha ido adquiriendo sobre cómo evitar su intercepción.

Ofensiva a gran escala

El pasado día 5, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, visitó la frontera norte para advertir de que el ejército estaba preparado “para una acción muy intensa en el norte”. “Al comienzo de la guerra dijimos que restauraríamos la seguridad tanto en el sur [la frontera con Gaza] como en el norte, y eso es lo que estamos haciendo […] Quien piense que puede hacernos daño y que responderemos quedándonos quietos está cometiendo un gran error. Estamos preparados para una acción muy intensa en el norte. De una forma u otra, restableceremos la seguridad en el norte”. El jefe del Estado Mayor, Herzi Halevi, dijo que se “acerca el momento” en que el Gobierno “tendrá que tomar una decisión” sobre una ofensiva en el vecino del norte.

El número dos de Hezbolá, Naim Qassem, insistió en que no desean un conflicto abierto, pero advirtió a continuación de que están “listos para la batalla” y de que “toda ampliación israelí de guerra será respondida con devastación, destrucción y desplazamiento en Israel”. “Si Israel quiere una guerra total, estamos preparados para ella”, agregó.

Hezbolá ha reiterado desde octubre que frenará su ofensiva en cuanto cesen los bombardeos sobre Gaza. Y que se unirá al alto el fuego temporal en la Franja. Pero Israel no se conformaría ya con regresar al statu quo previo al 7 de octubre, dejando hombres armados al otro lado de la frontera (en vulneración de una resolución de Naciones Unidas que ambas partes incumplen a diario), con el riesgo de que lancen un ataque sorpresa como Hamás aquel día. La divisoria, que vive su momento más peligroso desde la guerra de 2006 entre Israel y Hezbolá, está vigilada por miles de cascos azules bajo la batuta de un militar español, Aroldo Lázaro, y con uno de los dos sectores al mando de España.

Sorgente: Hezbolá lanza su mayor ataque contra Israel desde el inicio de la guerra tras el asesinato de uno de sus mandos | Internacional | EL PAÍS


Scopri di più da NUOVA RESISTENZA antifa'

Abbonati per ricevere gli ultimi articoli inviati alla tua e-mail.