Pages Navigation Menu

il contenitore dell'informazione e della controinformazione

Venezuela, la irreprimible lealtad de las camisas rojas – Resumen Latinoamericano

Por Geraldina Colotti, Resumen Latinoamericano, 3 mayo 2019

¿Cuáles son los parámetros por los cuales se debe juzgar el éxito o el fracaso de un modelo social? Al menos dos elementos: el nivel de justicia social y el nivel de consenso. Parámetros evidentemente ignorados por aquellos que evalúan los resultados basados en las lentes de la economía burguesa, ahumados y desviados porque ocultan los intereses de clase y los conflictos que se derivan de ellos. Es con estos lentes, modulados de acuerdo con varios tonos de claroscuro, que se evalúa el proceso bolivariano: tanto desde la derecha como desde la izquierda “light” en Europa.
En este último campo, surgen diferentes tipos de «especialistas» sobre Venezuela. Desde los círculos cada vez más estrechos de aquellos que ahora pontifican hasta unos pocos «elegidos», aquellos que, incluso cuando no logran identificarse con la agresión explícita de Trump, emergen en una larga lista de críticas y dudas, encabezada por el estribillo de «Maduro no es Chávez». Para este tipo de «izquierda», el socialismo es claramente una cuestión de «estilo», de jeans de diseñador o de un traje oscuro.
¿Qué quieren estos «bárbaros» que visten conceptos «complejos» con sus camisas rojas? Pensemos y reconsideremos el modelo perfecto de socialismo, que estamos ajustando año tras año en nuestra mesa de noche, disparando flechas contra todos los trenes o viéndolos pasar. Sobre esta base, los «críticos-críticos» se encuentran con otro tipo de izquierda moderada, la que hizo tanta carrera hacia el centro hasta perder la cara, confundiéndola con la del capital.
Sobre el «estilo», en este caso el «estilo Obama», defensor de una globalización «inclusiva» tanto del capitalista como del trabajador, ambos se entienden y se cubren. Como en América del Norte, donde siempre hay un consenso «bipartidista» contra Cuba y contra el socialismo bolivariano, esta «izquierda» evita cuestionar sus responsabilidades, su propia comedia. Se abstiene de denunciar al menos la incongruencia de los diputados del Partito Democratico (centro-izquierda) que han invitado al gobierno italiano a apoyar el golpe de Estado de Guaidó en Venezuela. ¿Cómo podemos, de hecho, ser guardianes (en el sentido apropiado del carcelero por lo que es la línea política de esto partido), de la «legalidad y democracia» en nuestra propia casa, y defensores de la subversión y del golpe en las casas de otras personas? Llevando «el vestido correcto», en este caso lo del léxico: si el socialismo, en todas sus formas, se transforma en «dictadura», si el reclamo de los derechos básicos se convierte en una bandera para los trogloditas, cualquiera que se levante contra el “insoportable obrero” que dirige Venezuela resulta simpático y se tiene que apoyar.
Este tipo de «izquierda», que ha digerido con mucha fatiga a la oposición armada a las dictaduras latinoamericanas del siglo pasado, la que le permitió a Pinochet morir en su cama en nombre de «diálogo» y «conciliación», no se siente incómoda al apoyar el resbaladizo autoproclamado: retrato con un buen ángulo, tanto cuando posa como modelo para revistas de moda, como cuando aparece junto a ametralladoras apuntando a una autopista en Venezuela.
Y así, para defender y acoger a los golpistas venezolanos, desde Chile hasta España e Italia, son los exponentes de los partidos «socialistas» que han dado la bienvenida a los grupos de extrema derecha, como lo es Voluntad Popular, en su «internacional». Un partido cuyos principales exponentes, desde Leopoldo López hasta el Guaidó de hoy, han participado en numerosos episodios de subversión. Entonce, ¿dónde está la «no violencia» proclamada por esa cierta izquierda solo cuando se trata de reprimir las protestas legítimas de las clases populares?
¿Cuántos arrestos, cuántas golpizas cometió Macron en Francia contra el movimiento de los chalecos amarillos? ¿Cuántas masacres, cuántas violaciones ha hecho Israel en desafío a la legalidad internacional? Y sin embargo, siempre son ejemplos de «democracia». En cambio, cuando se trata de Venezuela, esa «izquierda» se dispara como un solo hombre para defender los «derechos humanos» de los líderes golpistas.
Que el socialismo bolivariano ya haya distribuido más de 2.600.000 viviendas sociales, que todos los servicios son gratuitos o subsidiados, no es una noticia. No debe aparecer en los titulares, de lo contrario, ¿cómo se prueba que no hay alternativas al capitalismo y que el conflicto debe ser apagado incluso ante el aumento de la xenofobia, la precariedad del trabajo, la concentración de la riqueza en pocas manos y el poder excesivo del capital financiero en las economías locales? Que un antiguo trabajador del metro levante su independencia y su bandera de soberanía junto a su pueblo no debe ser noticia. De lo contrario, ¿cómo ocultar la situación de vasallaje que, más allá de algunas quejas, muestra la Unión Europea frente al gran gendarme norteamericano?
En las próximas elecciones europeas va ser candidato el padre de Leopoldo López, ahora «huésped» de la embajada española en Venezuela y del gobierno del socialista Sánchez. Después de escapar del arresto domiciliario, Leopoldo López apareció junto con el autoproclamado y el grupo de golpistas que querían bombardear la autopista Francisco Fajardo: para provocar la reacción del gobierno bolivariano y por lo tanto la invasión «democráticamente» armada de su propio país.
Una eventualidad rechazada con firmeza por Nicolás Maduro, tanto durante la manifestación extraordinaria del 1 de mayo como durante la organizada frente a más de 4.500 efectivos de la FANB. Una manifestación de soberanía y paz con justicia social, es decir, de democracia verdadera, durante la cual se ha planteado varias veces el grito de «Leales siempre, traidores nunca». Con «calma y nervios de acero», el chavismo ha rechazado este nuevo intento de golpe de Estado, fortalecido por una unión cívico-militar.
El consenso alcanzado por el socialismo bolivariano a pesar de todos los ataques es una víctima de haber sido considerado «una amenaza inusual y extraordinaria» por el «demócrata» Obama, es evidente. Igualmente obvios son los efectos de las crecientes operaciones de piratería internacional llevadas a cabo contra el pueblo venezolano en los países europeos. Esto fue denunciado por un grupo de 19 organizaciones, que solicitaron al gobierno portugués que liberara 1.543 millones de euros incautados ilegalmente del gobierno bolivariano por parte del Banco Novo. Dinero para la compra de medicamentos que salvan vidas y para el cuidado de niños con cáncer que también se encuentran en Italia.
También es evidente el alcance global del conflicto en curso, que ve a Venezuela en el centro de una redefinición de los activos geopolíticos y la legalidad internacional.
Y mientras Estados Unidos hace que la «opción militar» se acerque cada vez más, los autoproclamados afirman que el intento de golpe «es solo el comienzo» y vuelve a anunciar una próxima «huelga general». Con la voracidad de la rata de alcantarillado, la derecha cuenta para corroer las instituciones desde dentro y para debilitar la resistencia heroica del pueblo bolivariano con sanciones y sabotaje. A través de la política de hechos cumplidos, el objetivo es imponer un sistema de guerra permanente y un «estado en el estado», desprovisto de legitimidad interna, pero bien respaldado por sus padrinos internacionales.

 

Sorgente: Venezuela, la irreprimible lealtad de las camisas rojas – Resumen Latinoamericano

Spread the love
  •  
  •   
  •   
  •   
  •  
  •  
468 ad

Leave a Comment

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *

Questo sito usa Akismet per ridurre lo spam. Scopri come i tuoi dati vengono elaborati.

adversing