Pages Navigation Menu

il contenitore dell'informazione e della controinformazione

Cataluña cóncava

El conflicto catalán se ha convertido en una representación semántica de los caníbales de Dalí en la que el retrato del adversario no es más que una caricaturización grotesca de los presupuestos ajenos para no tener que argumentar ni contraponer ideas.

“No estamos viviendo un momento trágico. La tragedia tiene su dignidad”, decía Xavier García Albiol para traer al pleno, sin darse cuenta porque Salamanca no le ha prestado inteligencia, a uno de los grandes de la literatura patria. Ramón María del Valle Inclán definía el esperpento como ese sentido trágico de la vida española que asomaba con una estética deformada. El escritor gallego estaría orgulloso de lo vivido ayer en el Parlament de Cataluña durante la aprobación de la ley del referéndum.

Los independentistas siempre han tenido un relato poderoso. La defensa del derecho a la autodeterminación con una impecable movilización pacífica que solo buscaba expresar sus postulados en una votación democrática era difícilmente rebatible. Imbatible. Pero la pelea por la legitimidad hoy la han perdido al situarse en el mismo lugar de soberbia antidemocrática que otorga ejercer la mayoría absoluta con desprecio a las minorías representadas por la oposición.

Expresar como argumento que han tenido que saltarse la ley porque no les han dejado otra opción desde el Estado español puede servir para cerrar filas y autojustificar su abuso de poder, pero no es defendible para unos dirigentes que deben ceñirse de forma escrupulosa a la ley y los procedimientos. La desobediencia civil es un derecho de la ciudadanía para defenderse de leyes injustas, pero no es un concepto al que acogerse desde el Govern y la mayoría absoluta del Parlament.

Combatir la intolerancia y la cerrazón que durante años han sufrido por parte de las mayorías del Estado con la misma arrogancia aplastante de la que huyen les pone en una posición indefendible desde el punto de vista democrático. No se pueden aplastar los derechos de las minorías de los diputados del Parlament apelando a que no les dejan otra salida. La actitud de Carme Forcadell y de la mayoría parlamentaria de la que disfruta Junts Pel Sí no puede justificar pasar por encima de los procedimientos parlamentarios, jurídicos y legales.

No es tolerable pedir a la oposición que despache las enmiendas a una ley que afecta a la soberanía propia y ajena en dos horas mientras se está realizando la sesión de control al Govern. No si quieren dotarse de legitimidad para la creación de un nuevo Estado que deje atrás las malas prácticas de aquel del que se quieren separar.

El búnker unionista de PP, PSOE y C’s, y algunas aportaciones de CSQP, se ha atrincherado en su apreciación del reglamento para hacer un ejercicio de filibusterismo que transmitiera de manera bufa que aprobar la ley del referéndum era una especie de golpe de Estado. La utilización de palabras gruesas para ocultar el rechazo sistemático a las aspiraciones de una amplia población de Cataluña no es más que una muestra más de lo que ha incrementado el sentimiento independentista. La legitimidad perdida por los independentistas no ha sido recogida por la oposición unionista que, con un ejercicio ultranacionalista incluido de banderas en los escaños, ha abandonado el pleno sin ejercer su derecho al voto proporcionando a la ciudadanía el último bochorno.

El pleno de la ruptura, al menos, sí que lo ha sido del grupo parlamentario Catalunya Sí Que Es Pot. La formación sufrió una implosión en directo en medio del debate cuando Joan Giner pidió a Carme Forcadell compartir la intervención de su portavoz, Lluís Rabell. La reclamación fue ignorada por su propio compañero entre voces del parlamentario de su mismo grupo, Joan Josep Nuet. La escenificación de la ruptura se produjo cuando el grupo parlamentario se fue del pleno en el momento en el que su portavoz comenzó la intervención. La atomización de la izquierda no podía faltar en un debate en el que se establecen los términos de una separación.

En un debate tan polarizado y enconado, ambas posiciones se creen en posesión de la razón y afirman que se conculcan sus derechos. La una y la otra tienen fundamento en sus reclamaciones y protestas. Y como a Karl Marx casi siempre pertenece el patrimonio de la razón también aquí aporta la solución: “Entre dos derechos iguales decide la fuerza”. Pero ojo, que la fuerza no solo se entiende por el uso de la violencia, sino también por la pertinaz resistencia a las embestidas del que más poder tiene. Y de esto sobradas muestras ha dado el independentismo. “Catalunya ha de acabar, y muy pronto, por separarse del todo del Reino de España (…). Justo es, pues, que España pierda ahora Catalunya. Y la perderá, no me cabe duda de que la perderá”, le decía Miguel de Unamuno a Manuel Azaña en una carta fechada en 1918. Han pasado casi 100 años y parece claro que dentro de otros 100 esta frase seguirá estando de plena actualidad.

El conflicto catalán se ha convertido en un enorme hombre de paja construido con mentiras, manipulaciones y adaptaciones de la realidad que permiten encajar la visión particular de cada uno en su propio puzzle. Una representación semántica de los caníbales de Dalí en la que el retrato del adversario no es más que una caricaturización grotesca de los presupuestos ajenos para no tener que argumentar ni contraponer ideas. Los espejos cóncavos de la calle del gato han adquirido forma de televisión, de editorial impreso o de teatralización parlamentaria. Y qué feos salimos todos.

Sorgente: Cataluña cóncava

Spread the love
  •  
  •   
  •   
  •   
  •   
  •  
  •  
468 ad
< >

Leave a Comment

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *