Pages Navigation Menu

il contenitore dell'informazione e della controinformazione

Matrimonio forzado, trabajo infantil y guerra: la infancia robada de 700 millones de niños en el mundo

foto – Sanjana, de cinco años, recoge basura para ser vendida para reciclar en un barrio de chabolas a las afueras de Nueva Delhi, India. Save the Children

eldiario.es – Matrimonio forzado, trabajo infantil y guerra: la infancia robada de 700 millones de niños en el mundo.

Uno de cada cuatro menores en el mundo “no puede disfrutar de su infancia” por el matrimonio precoz, el trabajo infantil o el desplazamiento forzoso, denuncia Save The Children

“Cuando mi padre decidió casarme, me rompió el corazón. Nadie me preguntó ni se preocupó”, relata una menor afgana obligada a contraer matrimonio

Ahlam, Kamal, Majerah, Tawa, Yassira, Juan y Saida son niños que han dejado “demasiado pronto” de ser niños. El matrimonio forzado, el trabajo infantil, el hambre, los embarazos precoces, el abandono de la escuela o la violencia truncan cada año la infancia de muchos menores en el mundo, según el informe  Infancias robadas elaborado por Save The Children.

En el estudio, la organización analiza cómo estos factores han creado “una crisis global para la infancia de enormes proporciones”. A pesar de los avances, las cifras aún se cuentan por millones: s e estima que uno de cada cuatro niños en el mundo, al menos 700 millones, “no puede disfrutar de su infancia” por alguna de estas situaciones.

La causa última, casi siempre, es la misma: la pobreza. La investigación, que clasifica a 172 países en función del impacto de estos factores en la infancia, revela la brecha existente entre los países ricos y los países empobrecidos e n un ranking encabezado por Noruega y con Níger en el último puesto. 

Ahlam, desplazada en Irak

La historia de Ahlam es la de dos huidas. La primera, cuando el ISIS tomó el control su ciudad, Baiji, al norte de Irak. La segunda, cuando el grupo terrorista llegó dos años después a Hawija, de donde tuvo que volver a escapar junto a su familia. “Caminamos siete horas durante la noche por las montañas. Íbamos por la carretera y se producían explosiones. Había minas que explotaban. Las vimos”, recuerda Ahlam, de 12 años, en un testimonio recogido por Save The Children.

 

Ahora vive en un campo de desplazados en Qayyara, al sur de Mosul. “Allí dejé mis juguetes, mi escuela… Lo tenía todo. Aquí no tengo juguetes. Prefiero volver a casa. Hace mucho que no vemos nuestra casa. También tenía un columpio. Teníamos un televisor en casa. Solía ver dibujos animados”, comenta la menor, que ahora cursa quinto curso y quiere ser “ingeniera o médica” de mayor.

Casi 17 millones de niños y niñas como Ahlam se convierten en desplazados en sus países. Otros 11 millones son refugiados y solicitantes de asilo. En total, uno de cada 80 niños ha abandonado su hogar. El informe denuncia que en “demasiados casos” los menores migrantes son detenidos, lo que tiene “unos efectos demoledores en su desarrollo”.

Irak es uno de los países donde los niños “sufren más por los conflictos”, según la ONG, junto a Siria, Sudán del Sur, Somalia, República Centroafricana, Colombia, Afganistán, Yemen, Sudán y Eritrea.

Kamal, forzado a trabajar en India

Kamal se vio obligado a abandonar la escuela a los 11 años debido a la pobreza. Su padre es adicto, y Kamal creció en un ambiente violento donde el abuso físico y verbal eran comunes.
Kamal se vio obligado a abandonar la escuela a los 11 años debido a la pobreza. Su padre es adicto, y Kamal creció en un ambiente violento donde el abuso físico y verbal eran comunes. Nilesh Nikade/Save the Children

Empujado por la pobreza y forzado por sus padres, Kamal, de India, tuvo que dejar la escuela a los 11 años y ponerse a trabajar en un restaurante de carretera. Pasó dos años cocinando, limpiando y sirviendo mesas para ganar los únicos ingresos que entraban en su casa, 73 dólares al mes.

Tras varios obstáculos y la negativa de sus padres, Kamal pudo matricularse de nuevo en el colegio con el apoyo de una ONG local y Save The Children. Ahora tiene 14 años y ha empezado a ganar carreras de atletismo. “Yo trabajaba, nunca pensé que podría volver a estudiar o representar a mi distrito en competiciones deportivas”, dice el adolescente.

Cerca de 168 millones de menores en el mundo son forzados a trabajar para mantener a sus familias, según la investigación. La mitad, 85 millones, lo hace con trabajos peligrosos como la pesca en aguas profundas, las fábricas textiles, la recogida de algodón, la minería o la construcción. Las tasas nacionales más altas de trabajo infantil se encuentran en países del África subsahariana como Camerún, (el 47% de los niños), Somalia (49%), Guinea-Bissau (51%), Benín (53%) y Malí (56%).

Majerah, obligada a casarse en Afganistán

El sueño de Majerah de convertirse en médica se “hizo añicos” cuando la obligaron a contraer matrimonio y abandonar sus estudios. Tenía 14 años. “Cuando mi padre decidió casarme, me rompió el corazón. Nadie me preguntó ni se preocupó”, lamenta la joven, que vive con su marido, que es 10 años mayor que ella y “la ha golpeado en varias ocasiones”.

También vive con su familia política, quienes “la tratan como a una esclava” y la menosprecian “porque no ha sido capaz de tener un hijo”, según la ONG. “Ya no me siento viva. No se puede vivir sin esperanzas y sueños”, lamenta Majerah, que ahora tiene 17 años.

El matrimonio precoz tiene “consecuencias devastadoras” para la vida de las niñas, según Save The Children, que calcula que 40 millones de menores de entre 15 y 19 años están casadas o viven en pareja. Cada año, cuatro millones de niñas menores de 15 años contraen matrimonio.

“Es un problema mundial que trasciende países, culturas, religiones y etnias”, concluye la ONG. África subsahariana y Asia meridional presentan las mayores cifras con países como Sudán del Sur (40% de niñas de entre 15 y 19 años casadas) y Bangladesh (44%), aunque también varía por regiones en función de sus índices de pobreza.

Tawa, madre adolescente en Sierra Leona

Tawa *, de 17 años, se quedó embarazada de su hija Mary *, 10 meses, en el final del brote de Ebola.
Tawa *, de 17 años, se quedó embarazada de su hija Mary *, 10 meses, en el final del brote de Ebola. Michael Duff/Save the Children

Cuando el brote de ébola estaba llegando a su fin en Sierra Leona, Tawa se quedó embarazada de un joven con el que tuvo relaciones una sola vez. Al enterarse, el chico huyó a Liberia y Tawa no ha vuelto a saber nada de él. Durante el embarazo, tuvo que enfrentarse a los comentarios y las burlas de sus vecinos. Ahora tiene 17 años y una hija, Mary, de 10 meses.

“Estoy muy estresada, cuando mi hija se pone enferma, incluso me cuesta trabajo encontrar el dinero para llevarla al hospital. Es difícil hasta obtener alimento que darle”, explica la joven.

Se estima que cada dos segundos, una menor da a luz en el mundo. Cada año, 17 millones de menores tienen un hijo. Un millón de ellas no llega a los 15 años. Las complicaciones en el embarazo y el parto son “la segunda causa de muerte” de la adolescentes en el mundo, alerta Save The Children. Siete países concentran la mitad de todos estos embarazos: Bangladesh, Brasil, República Democrática del Congo, Etiopía, India, Nigeria y Estados Unidos.

Juan perdió a su primo en El Salvador

“Era como mi hermano”. Así recuerda Juan, un salvadoreño de 13 años, a su primo, asesinado por las bandas el año pasado. “Llegué a casa y me encontré a mi hermano y a otra prima llorando. Sentí algo extraño, la cabeza me daba vueltas. Le pregunté a mi prima qué pasaba y no me respondió, seguía llorando. Me dijo ‘Le han matado’. Sentí que mi corazón se partía por la mitad”, relata.

“He soñado con él tres veces. En el sueño me abraza y me dice que siempre estará conmigo. Hace la maleta, se da un baño y me dice que se va a hacer un largo viaje del que no volverá. Me desperté del sueño y quería compartir mi tristeza. Decidí que nunca me autolesionaría como hacen otros cuando tienen problemas, porque pienso que no es bueno” añade el menor, que recibe terapia psicológica de la ONG.

“Sufrir, presenciar o temer la violencia no debería formar parte del crecimiento”, sentencia el estudio, que revela que más de 75.000 niños y niñas menores de 20 años fueron asesinados en 2015. El Salvador, forma parte de los cinco países con mayores tasas de homicidio infantil junto a Honduras, Venezuela, Colombia y Brasil.

Saida padece desnutrición en Yemen

Saida, que está recibiendo tratamiento en el hospital Al-Sabeen de Save the Children en Sana'a, tiene 18 años pero se parece más a una niña de ocho años.
Saida, que está recibiendo tratamiento en el hospital Al-Sabeen de Save the Children en Sana, tiene 18 años pero se parece más a una niña de ocho años. Save The Children

Pasar hambre ha marcado para siempre la vida de Saida. Sufrió desnutrición de pequeña y, como consecuencia, tuvo retrasos en su crecimiento: no pudo desarrollar todo su potencial, ni mental y físico. A sus 18 años, Saida parece que tiene ocho. Según la ONG, aunque su alimentación mejoró, tras el estallido de la guerra en Yemen ha vuelto a caer en la desnutrición y está siendo tratada en Saná.

En Yemen, el 47% de los niños sufre retrasos en su crecimiento como consecuencia del hambre. Que un bebé no obtenga nutrientes suficientes durante sus primeros 1.000 días de vida es “en gran medida irreversible”, según Save The Children, que denuncia que los niños que sufren estos retrasos –156 millones de menores de cinco años en total– “afrontan una vida de oportunidades perdidas en cuanto a educación y trabajo”.

Yassira abandonó la escuela en Níger

Yassira, de 11 años, tuvo que dejar los estudios para ayudar económicamente a sus padres. Atrás dejó su escuela, y a sus amigos. “Ahora van por delante de mí. Me han dejado atrás”, apunta la pequeña. Con el apoyo de la ONG, la madre se ha unido a un grupo de agricultoras y Yassira ha vuelto a la escuela en febrero. “Mi asignatura favorita es la lectura, cuando sea mayor quiero ser profesora”, dice.

En África subsahariana las escuelas “suelen estar demasiado lejos y las familias son demasiado pobres como para sostener la educación de sus hijos”, explica el informe. En el mundo, hay más de 263 millones de niños y niñas fuera del sistema educativo.

Amina perdió a dos hijos en Nigeria

En una aldea del noreste de Nigeria vive Amina, que ha perdido a dos de sus cuatro hijos por enfermedades “tratables” y “evitables”, según la ONG. Su primer hijo, de seis meses, murió en 2009.

“No sé por qué murió, pero sufría diarrea severa y estaba muy desnutrido. No tenía ni idea de cómo ayudarle porque en nuestra aldea no hay centro médico, hospital o enfermería. Me sentí muy triste cuando murió. En segundo lugar tuve una niña, que hace cuatro años que murió”, dice.

El estudio revela que cada día mueren 16.000 niños antes de cumplir cinco años por causas que se pueden “evitar” y “tratar” como los nacimientos prematuros, la neumonía, las complicaciones en el parto y la diarrea.

(*) Algunos de los nombres utilizados son ficticios para preservar la identidad de los menores.

Sorgente: Matrimonio forzado, trabajo infantil y guerra: la infancia robada de 700 millones de niños en el mundo

Spread the love
  •  
  •   
  •   
  •   
  •   
  •  
  •  
468 ad
< >

Leave a Comment

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *