Pages Navigation Menu

il contenitore dell'informazione e della controinformazione

Si cae Iglesias, cae Podemos (y tú te jodes)

JUAN CARLOS MONEDERO PROFESOR DE LA UCM Y COFUNDADOR DE PODEMOS

“Hemos sido tan ingenuos y tan tontos de ayudarles a esa tarea de intentar cargarse a Pablo Iglesias”.

Los ricos y los pobres no se han llevado por lo general bien. Aunque los ricos también lloren y a algunos pobres les pueda tocar la lotería, que no deja de ser juntar el dinero de todos para dárselo a unos pocos. Los pobres viven de esperanzas y los ricos de los pobres. La tradición liberal en Europa nació peleando contra los monarcas absolutos. Por eso sus señas de identidad son el pluralismo, la defensa de la propiedad privada (frente al robo legitimado de los reyes) y la división de poderes (frente a una justicia dictada por una monarquía que hablaba con Dios). Pero desde que el mundo es mundo, ha habido una tradición democrática que reclama la soberanía popular, la justicia y la igualdad. Son los “pobres libres” de la Grecia clásica, molestos con los ricos que no trabajan y lo tenían todo. Estas dos tradiciones se han llevado siempre mal. Las grandes avenidas de las ciudades abiertas en el siglo XIX buscaban evitar las manifestaciones con apenas un par de cañones, algo inviable en la maraña estrecha de las ciudades medievales. Durante el siglo XX, la tradición liberal se hizo democrática, y la tradición democrática se hizo liberal. La democracia liberal es la del constitucionalismo europeo después de la Segunda Guerra Mundial. El problema es que cuando hay crisis económica, el liberalismo se olvida de la democracia (el bolsillo es el bolsillo). Las soluciones son pocas. La primera, juntar a los actores del tongo bipartidista y ponerlos a trabajar juntos. Son las grandes coaliciones en cualquiera de sus formas (a lo grande en Alemania, mediocre en España). Otra solución es agitar las aguas de los excesos del sistema para obtener apoyo popular y calmar las aguas. Curiosamente, siempre lo hacen los jefes del sistema (Trump en EE UU, Macri en Argentina) o mandados del sistema (Le Pen, Farage, Petry o el chico de los recados del Ibex 35 Rivera). Podemos no puede cometer el error de ser su propio verdugoEl problema de estas mentiras maquilladas mediáticamente es que pronto demuestran sus patas cortas, de manera que, para defenderse, fracasan hacia adelante y endurecen sus gestos. No necesitan, de momento, llegar a la radicalidad de los años treinta, pero siempre endurecen la represión de las protestas, aumentan el ataque a las alternativas, crece la censura y el miedo cobra su peaje democrático. Porque la alternativa que queda es una política que supere esa democracia representativa que no representa y esa economía en manos de políticos y banqueros. Vamos, lo que recordó el 15-M. No es extraño, por tanto, el intento impenitente del sistema por acabar como fuera con Podemos. Muy pronto empezaron los ataques personales a sus caras más conocidas, queriendo sembrar la idea de que “todos los políticos son iguales”, algo que mucha gente estaba dispuesta a comprar porque así justificaban no hacer demasiado para cambiar las cosas. Arreciaron acusaciones de todo tipo, que llenaban las portadas de los periódicos cuando eran hechas y apenas aparecían publicadas cuando eran, invariablemente, archivadas por la justicia. En un país donde todavía nos huelen los pies a franquismo (el Parlamento español aún no ha condenado en el pleno el golpe de estado del 18 de julio de 1936 culpable de la guerra civil), el régimen prefiere sembrar sospechas generalizadas sobre la política antes de cargar en las espaldas del bipartidismo y los socios nacionalistas las culpas de la democracia demediada que tenemos. Ahí hay que entender la bronca de Podemos de estos días. Con el añadido de que hemos sido tan ingenuos y tan tontos de ayudarles a esa tarea de intentar cargarse a Pablo Iglesias, responsable de haber juntado cinco millones de votos en cinco años. Cae Iglesias, cae Podemos. Por fortuna llegó la abuela Teresa y mandó callar. En Podemos ha habido un exceso de bisoñez. el 15-M juntó a clases medias y sectores populares, a jóvenes y yayoflautas, a precarios y parados. Y logró ese diálogo que siempre es la antesala de una revolución (hacer posible lo imposible). Podemos no puede cometer el error de ser su propio verdugo. Que hay un pueblo esperando. Y la alternativa es más Rajoy. Es decir, más pueblo sufriendo.
Feliz 2017, al Parlamento rogando y con el mazo dando. Y escuchando la experiencia de los que han peleado antes.

 

Sorgente: Si cae Iglesias, cae Podemos (y tú te jodes) – JUAN CARLOS MONEDERO – 20minutos.es

Spread the love
  •  
  •   
  •   
  •   
  •   
  •  
  •  
468 ad
< >

Leave a Comment

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *