Pages Navigation Menu

il contenitore dell'informazione e della controinformazione

.

Una Europa blanca, de supremacía masculina, con nazis dentro, sin inmigración y mucha seguridad – eldiario.es/zonacritica

Imagen de archivo: “No son muertas son asesinadas” / Foto: Cristina Armunia

eldiario.es/zonacritica – Una Europa blanca, de supremacía masculina, con nazis dentro, sin inmigración y mucha seguridad

La tendencia se dirige a seguir levantando barreras cada vez más altas para dotar de “seguridad” a Europa. A esa Europa que distribuye injusticias e insolidaridad. Cuando la máxima certeza sobre seguridad es que es imposible garantizarla por completo

Con hombres que matan a las mujeres en España y otros muchos lugares, porque son suyas, no toleran abandonos y hasta gustan de materializar sus fantasías descerrajándoles una escopeta. Con asesinadas de primera, segunda y tercera, incluso.

Hay días en los que cuesta ordenar los impactos en esta madeja sin sentido. Llevábamos tres mujeres asesinadas en pocas horas por hombres con los que mantuvieron una relación sentimental, cuando cayó la cuarta. Empecemos por aquí y en España.

La más aireada por los medios fue la chica de 25 años acribillada a puñaladas en el portal de su casa de Vigo. Ha sido detenido como presunto autor un compañero de trabajo, de 40, con el que había salido de vez en cuando. Ambos asistieron a una cena navideña de empresa. Hemos tenido que oír que si las 6 de la mañana no eran horas de regresar sola a su casa una mujer y los habituales eximentes de ese calibre.

En Galicia también, en Santiago de Compostela, otra mujer de 30 años, muy conocida y querida en su barrio, recibió una sarta de cuchilladas y palos de su expareja presuntamente. Ambos rumanos destacan, para minimizarlo. No es ni el caso, pero Elena vivía en España desde niña. Falleció a las pocas horas.

La tercera, de 44 y residente de la Pobla de Mafumet, Tarragona, fue asesinada por su marido, según reconoció él mismo ante los Mossos d’Esquadra. Los titulares siguen sus costumbres y relatan cómo 3 mujeres “pierden la vida” apenas tropezadas con hombres del género…  machista y violento.

La cuarta fue “la mujer de” el periodista Alfons Quintá. Se llamaba Victoria Bertrán, según nos ha costado saber. 57 años, doctora en medicina, se había separado de su marido de 73. La madre de la fallecida dijo al escritor Quim Monzó hace 10 años que temía por su hija.

Quintá fue un profesional relevante y controvertido. Había montado la delegación del diario El País en Catalunya. Azote de los escándalos en Banca Catalana de Jordi Pujol, acabó dirigiendo precisamente TV3.

Hace unos meses escribió unas “sentida” columna en la que fantaseaba con morir de la mano de su amada como ideal. Y el tipo lo cumplió este lunes. Por los indicios recogidos por la policía, se suicidó, tras disparar contra Victoria sin tener en cuenta la opinión de la afectada que ya había puesto tierra de por medio. A este nivel de desquicie hemos llegado.

La mujer, ciudadana de segunda en este mundo en profunda involución. Con machistas que se crecen a diario, marcando tendencia. Como el portavoz de Ciudadanos, Juan Carlos Girauta, volcado en imagen de intimidación, sobre una periodista de La Sexta porque osó preguntar sobre un tuit intolerable.

Las críticas al partido se meten por el mismo lugar que los supositorios, había escrito y descrito, ilustrándolo con un gráfico. Girauta sigue en el cargo y como representante de la soberanía popular en el Congreso. Sin que le pase factura ni mediática. La derecha y el machismo parecen tener bula.

Se está produciendo un preocupante aumento de la violencia, la intolerancia y la confusión. El lunes  iba a revelarse como un día especialmente funesto. A primera hora de la tarde era asesinado a tiros el embajador ruso en Turquía.

El autor resultó ser un policía que invocaba Alepo y Siria y que fue abatido por las fuerzas de seguridad. Algún desnortado  community manager de medios españoles, Jot Down, frivolizaba con el tema entretanto. A ese nivel estamos llegando también.

Y después el camión que irrumpe en el mercadillo navideño de la céntrica Breitscheidplatz de Berlín, frente a la derruida Iglesia Memorial Kaiser Guillermo. 12 muertos y 48 heridos deja la tragedia. Y una gran desazón. La policía ha indicado que pudo tratarse de un atropello premeditado. Lo hace en la mañana del martes. En los primeros momentos pidió prudencia y evitar los bulos. Y, evidentemente, no se consiguió, no en España.

El Partido Popular lanza a sus primeros espadas para, como es habitual, dar por hecha la autoría islamista. La joven puntal Andrea Levy habla de “choque de civilizaciones” para “imponer su escala de valores con la violencia y el terror”.

Es decir, de confirmarse la filiación yihadista del individuo que conducía el camión, se trata de meter en un saco a más de 1.500 millones de personas, distribuidas por varios continentes, que se enfrentarían a los buenos, guardianes de las esencias, como Levy, González Pons, o la ministra de Defensa Dolores De Cospedal que ha aumentado el presupuesto de su departamento un 30%, “para defender a España de regímenes totalitarios y populistas”, según avanzó en su día.

Faltaba un tertuliano con el que me topo en un zapping lanzando frase contundente: “No olvidemos que esto empezó matando un hermano a otro con la quijada de un burro”. Le asombraba que alguien imaginara un arma en algo como un hueso… en la ficción de un libro religioso. Y, eso, en un tiempo, éste, en el que hay palabras que actúan como bombas incendiarias. No debió ser el único, por el enfebrecido tono reinante.

Como siempre, se unen noticias sobre refugiados con el atropello en Berlín, muy probable atentado. La maquinaria juega bien a inducir asociaciones. Con la seguridad: Europa ya no está segura. Cuando el homicida es un ultraderechista, como Anders Behring Breivik en Utoya, Noruega, que mató a 84 personas, o el que asesinó este verano a la diputada laborista Jo Cox, nadie habla de choque de civilizaciones, ni de “integrar” a los nazis. Ni siquiera se les presenta como sujetos a temer cuando su ideología fanática se están metiendo en las arterias de la sociedad. Hoy por hoy es la mayor amenaza que padecemos: el fascismo.

La seguridad. La máxima certeza es que es imposible garantizarla por completo. Y entre vender explosivos en las plazas y poner un policía detrás de cada ciudadano existe un punto medio racional. La tendencia se dirige a seguir levantando barreras cada vez más altas para dotar de “seguridad” a Europa. A esa Europa que distribuye injusticias e insolidaridad. Tanta irracionalidad en beneficio de unos pocos. El terrorismo siempre encuentra resquicios, reflexionen si encerrarse es la única solución, si es la solución.

Van a por un continente blanco, con sus nazis dentro, sin emigrantes, ni pobres, igual que los Estados Unidos de Trump. Con hombres superiores a las mujeres como mandan los cánones “de toda la vida”. Con hombres que matan a las mujeres en España y otros muchos lugares, porque son suyas, no toleran abandonos y hasta gustan de materializar sus fantasías descerrajándoles una escopeta. Con asesinadas de primera, segunda y tercera, incluso. Con la ley del embudo como norma general.

Cuando en Nochebuena o en cualquier momento hayan de enfrentarse a peroratas de loros, acumuladores de tópicos, al yo no soy machista pero, yo no soy racista pero, es que hay culturas que lo llevan en la sangre… háganles pensar, a ver si no se les rompe la cabeza del esfuerzo.

Los días aciagos tienen un antes y un después. Poco por hacer con el previo, salvo aprender de él; pero el mañana depende de nosotros.

Sorgente: Una Europa blanca, de supremacía masculina, con nazis dentro, sin inmigración y mucha seguridad

Spread the love
  •  
  •   
  •   
  •   
  •   
  •  
  •  
468 ad
< >

Leave a Comment

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *

adv