Pages Navigation Menu

il contenitore dell'informazione e della controinformazione

No gana Susana Díaz, gana Mariano Rajoy

susana-diaz

La imagen de Susana Díaz ha quedado achicharrada en esta operación: Susana ha ganado el mando, pero no la autoridad

En su victoria aplastante, el presidente de los sobres incluso podrá elegir qué opción le gusta más: disfrutar de la rendición del PSOE o forzar una repetición electoral

Quienes ahora toman el poder en el PSOE conquistan un solar: lo que queda de Ferraz después del bombardeo, las consecuencias de unos actos que no han sabido calibrar.

Los críticos con Pedro Sánchez tenían razones y argumentos para plantear un cambio en la Secretaría General. Pero el procedimiento empleado, este golpe palaciego, y el lamentable desarrollo de la operación han dejado en evidencia todas las miserias de un partido que hoy sufre un desgarro brutal: una herida que toda la izquierda, todos los demócratas y todos los ciudadanos también pagarán. Todos, no solo aquellos que decidieron “coser el PSOE” a balazos, anteponiendo sus pequeños intereses personales a los de su partido, su militancia, su electorado y su país.

La consecuencia más directa del espectáculo que ha dado el PSOE estos días es que Mariano Rajoy ya puede fumarse un puro con total tranquilidad. El primer partido de la oposición aún está dividido sobre si es buena idea abstenerse o votar que no. El debate está disparado y, después de este espectáculo, prolifera quien ahora argumenta que no queda otra que ir a elecciones por el qué dirán.

Tal vez se vote. Tal vez no. El drama es otro: que ya se ha perdido para siempre la pequeña posibilidad de cualquier otro Gobierno que no pasase por Rajoy. En su victoria aplastante, el presidente de los sobres incluso puede elegir menú: disfrutar de la rendición del PSOE o forzar una repetición electoral que lleve a toda la izquierda a una derrota aún mayor. Hasta esta semana, el PSOE habría podido imponer algunos requisitos para su abstención; ahora será el PP quien en la práctica ponga las condiciones. Por eso es Mariano Rajoy, y no Susana Díaz, el gran vencedor.

Tras la gestora, es posible que la presidenta andaluza tome del todo el poder de Ferraz. Que gane las primarias dentro de unos meses, si es que se celebran. Que al fin se convierta en secretaria general. Pero la imagen de Susana Díaz entre sus propios compañeros y potenciales votantes ha quedado achicharrada en esta operación. Susana ha ganado el mando, pero no la autoridad.

Las últimas horas de la caída de Pedro Sánchez han puesto en evidencia lo peor de la política, todas las marrullerías de unos y otros: las peleas por el poder a cualquier coste y las pequeñas miserias de un partido y de quienes en él encuentran su forma de ganarse la vida, y se juegan en guerras como esta su supervivencia personal. También en el bando de Pedro Sánchez, cuyo comportamiento del último día demuestra en gran medida por qué el secretario general ha conseguido aunar tantísimos críticos en su contra. No fue solo porque presione y maniobre el poder económico, que lo hace. No fue solo porque una parte de sus rivales querían que se comiese el marrón de la abstención, pero sin ellos mancharse. No fue solo por el miedo de una parte del establishment a que Sánchez pudiese lograr, a la desesperada, un pacto de Gobierno con Podemos y una investidura con los independentistas: esta posibilidad, y no la repetición de las elecciones, era su principal temor.

El lamentable retraso de tantísimas horas para que el comité siquiera pudiese empezar se debió a dos cuestiones más propias de la parodia de una asamblea en la facultad: cuál era el orden del día y cómo se iba a votar. Los de Susana Díaz argumentaban que el orden del día era el de un Comité Federal ordinario porque eso era lo que había aprobado la ejecutiva del lunes, aún completa. Los de Pedro Sánchez, que el orden del día era el de un Comité Federal extraordinario: el que planteó la ejecutiva en funciones el viernes y que revocaba el del lunes. El debate era bastante ventajista por ambas partes y relevante a la par porque un comité ordinario tiene ruegos y preguntas, y en ellos se puede plantear una moción de censura. Pero en un comité extraordinario solo se podía votar lo que pretendía Sánchez: si había un congreso o no. Y Sánchez había dicho una cosa y la contraria sobre qué pasaría si perdía la votación: que no dimitiría si perdía (el miércoles en eldiario.es) y que dimitiría si perdía (el viernes en rueda de prensa sin preguntas).

En cuanto a la manera de votar, los escollos eran dos: si el voto era secreto y si podía votar la ejecutiva en funciones. Los de Sánchez pedían voto secreto porque pensaban que así podrían evitar la presión de los barones y ganar algunos votos más. Y es cierto, como decían los críticos, que el voto secreto ni aparece en los estatutos ni es lo habitual en un Comité Federal. Pero también es cierto, como decían los de Sánchez,  que –hasta que llegaron las primarias– los delegados de los congresos socialistas elegían al secretario general con voto secreto, y éste no era un Comité Federal muy normal.

Respecto a la ejecutiva en funciones, los críticos planteaban que ni Sánchez ni nadie de su equipo más cercano podía votar, ya que la dimisión de los 17 que se habían ido el miércoles dejaba sin puesto a los otros 18 que aún seguían. Para resolver la cuestión, pedían que decidiese la Comisión de Garantías: un órgano de cinco personas donde los críticos tenían la mayoría. El planteamiento era bastante cuestionable. En palabras, de José Antonio Pérez Tapias: “La Comisión de Garantías es como el Defensor del Pueblo, no puede dirimir cuestiones del Constitucional”.

Durante horas, el debate estuvo bloqueado entre ambas mitades del partido con pequeños avances y nuevos retrocesos. Los críticos no querían ceder, pero los de Sánchez mantenían el control sobre la mesa del comité por dos a uno y tampoco cedían. Durante más de ocho horas el Comité Federal no pudo avanzar. El empate colapsó por un enorme error de Pedro Sánchez que muchos de los críticos tacharon de pucherazo: intentar iniciar la votación en una urna por la vía de los hechos cuando aún no estaba pactada esa decisión.

El planteamiento de su ejecutiva de pedir voto secreto era razonable. No lo fue intentar imponer el voto en una urna sin pactarlo con los demás. Con ello, Sánchez perdió a varios de sus defensores de estos días –como José Antonio Pérez Tapias o Josep Borrell–, y cosechó ante los críticos una derrota aún mayor. Tras el episodio de la votación secreta frustrada, la resistencia de Pedro Sánchez se hundió. Los críticos solo necesitaban el 20% de las firmas para plantear una moción de censura, pero recogieron más de la mitad: 129 de 253. La mesa del comité –mayoría pedrista por dos a uno– se negó a permitir la votación, de nuevo con el argumento de que el comité federal era extraordinario. Y al final, ya rendidos, los de Sánchez aceptaron la votación a mano alzada de la propuesta del congreso, incluyendo los votos de lo que quedaba de Ejecutiva. Y en ella Sánchez perdió.

Quienes creen en el PSOE que lo ocurrido estos días no es tan grave, no es para tanto, no es tan tremendo o que muy pronto se olvidará cometen otro error más.

Los navajazos en política han existido siempre. Los rebeldes han tomado así Ferraz porque es la fórmula habitual: con mucha táctica, mucho juego sucio y poca valentía. Está en su naturaleza, como en la del escorpión. Exactamente las mismas artes que aplicaron aquellos que resistían en Ferráz. Las traiciones, las conspiraciones, los golpes bajos o las presiones han sido siempre la fórmula habitual de alcanzar el poder en estas organizaciones especializadas justamente en eso: en luchar por el poder.

Es terrible la contradicción: quienes gestionan la democracia no creen en la democracia para solucionar sus conflictos. Creen más en el poder. Pasa en el PSOE, pasa en IU, pasa en Podemos y pasa en el PP. Es lo que aprenden desde pequeños, en los juegos del hambre de las juventudes. Es su forma habitual de trabajar e incluye, para el derrotado, la posible reinserción. Hace dos años, Rubalcaba perdió la anterior guerra; hoy ha sido parte destacada en esta nueva conspiración.

Por eso, cuando urdieron sus planes, los críticos no reflexionaron un poco más sobre las consecuencias, hoy evidentes, de su acción. Iban a matar a Sánchez con las mismas triquiñuelas de siempre, ni menos ni más. Las mismas que emplea Susana Díaz en Andalucía. Las mismas que gastaban Pedro Sánchez y César Luena en Madrid. Las mismas con las que se la jugaron a Eduardo Madina en las primarias. Las mismas que emplearon hace casi dos décadas contra Borrell.

No calcularon que Sánchez estaba en mitad de la plaza, rodeado de focos y bajo permanente observación. No midieron que no podían matar a Sánchez al estilo de la vieja escuela, como en su momento arrinconaron internamente a Zapatero; o como hicieron descarrilar a Carme Chacón en aquellas primarias de 2011 que jamás se llegaron a celebrar. No evaluaron las consecuencias de derrotar por esta vía al primer secretario general del PSOE elegido directamente por la militancia; un líder arrinconado por los suyos que, en el último momento, decidió lanzar un último órdago para sobrevivir.

La novedad no estuvo en los navajazos, sino en su impúdica exhibición, provocada por la torpeza de los amotinados y por el momento de excepción: por la sospechosa unanimidad de la prensa a la hora de explicar lo malísimo que es Pedro Sánchez y lo buenísimo que es para el PSOE y para España la muy responsable abstención. Al menos son coherentes en algo: la prensa pide la gran coalición porque esa misma prensa –en sus calcados editoriales, en sus simétricas portadas–, hace ya mucho tiempo que la firmó.

Sorgente: No gana Susana Díaz, gana Mariano Rajoy

Spread the love
  •  
  •   
  •   
  •   
  •   
  •  
  •  
468 ad
< >

Leave a Comment

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *

.