Pages Navigation Menu

il contenitore dell'informazione e della controinformazione

.

Elecciones Estados Unidos: Marine Le Pen y Nigel Farage felicitan a Donald Trump | EL MUNDO

elmundo.es – Marine Le Pen y Nigel Farage felicitan a Donald Trump

“Pareciera que el 2016 va a ser el año de dos grandes revoluciones políticas”, dijo Nigel Farage

Es difícil saber ahora con precisión a quién favorece, en términos electorales, el resultado de esta noche. Pero es bastante sencillo identificar a quienes más lo celebran y quienes creen que servirá para impulsar sus ambiciones. En Europa hay tres actores clave. El primero, el británico Nigel Farage, líder intermitente del Ukip y asesor a tiempo parcial de Donald Trump.

La primera, Marine Le Pen, candidata a las presidenciales francesas de la próxima primavera y primera en intención de voto en todos los grupos de edad, salvo los mayores de 65 años.

“Felicitaciones al nuevo presidente de Estatados Unidos, Donald Trump, y al pueblo americano, libre”, exclamó muy contenta la másina responsable del Frente Nacional galo al borde de las siete de la mañana, informa Pablo R. Suanzes.

Félicitations au nouveau président des Etats-Unis Donald Trump et au peuple américain, libre ! MLP

El segundo es el holandés Gert Wilders, tan controvertido como el norteamericano, acusado de xenófobo y populista, y que también se sitúa en los sondeos para las elecciones de marzo por encima de sus rivales. “Felicidades Donald Trump. Tu victoria es histórica y para todos nosotros“, expresó desde su cuenta de Twitter.

Wilders siguió todo el recuento en la madrugada del miércoles desde Holanda de forma muy activa. Celebrando como propios los triunfos parciales del candidato republicano y asociando una y otra vez sus buenos resultados. Wilders hizo suyo el lema de Make America Great Again y defendió que “la gente está recuperando su país, como haremos nosotros. Make The Netherlands Great Again“.

Dentro de la UE son los más claros partidarios de Trump, junto al primer ministro húngaro, Viktor Orban, que esta mañana esta exultante. “Felicidades. Qué buenas noticias, la democracia sigue viva”, ha declarado en Budapest.

Pero son sobre todo los que creen que la abrumadora victoria del norteamericano, sumada al resultado del Brexit, que celebraron con igual entusiasmo, allanará su camino en las urnas.

Wilders y Le Pen beben de fuentes similares. Del descontento en Europa con el sistema y la élite política, con los temores a la inmigración, con años de salarios contenidos y empleos perdidos. Crecen a medida que las crisis se juntan en la UE, ya sean las de gobernanza, los rescates fallidos, la emergencia humanitaria con cientos de miles de refugiados que huyen de la guerra o una recuperación económica más que frágil.

Se aprovechan de rivales débiles y que asocian a un establishment nepotista y corrupto, a ‘insiders’ a los que prometen combatir desde fuera.

Farage: “Esto es aún más grande que el Brexit”

El primer político británico en celebrar la victoria de Trump fue su amigo aliado Nigel Farage, líder del Partido de la Independencia del Reino Unido (Ukip), que valoraba así lo ocurrido al otro lado del Atlántico: “El 2016 pasará a la historia como el año de las dos revoluciones. El Brexit fue grande, pero parece que esto va a ser aún más grande”, informa Carlos Fresneda.

En declaraciones a la cadena ITV, Farage se jactó de su buena relación con el recién elegido presidente de EEUU y se ofreció incluso como voluntario para desempeñar un cargo en la Administración Trump sin finalmente abandona la dirección del partido nacionalista británico (tres veces dimitió y tres veces volvió al puesto).

Desde que asistió como invitado de honor a la última Convención Republicana y participó con él en un mItin ante 15.000 sesguidores en Mississippi, Farage se ha convertido de hecho en asesor informal de Trump y le llegó a dar al parecer varias pistas para mejorar en los debates presidenciales.

El eje Trump-Farage se ha ido gestando ante la distancia calculada del Gobierno británico. La “premier” Theresa May, en misión comercial en India, deseó de antemano “buena suerte” a los dos candidatos y advirtió que la ganara quien ganara, Londres y Washington seguirían adelante con su “relación especial”.

Según los analistas, la victoria de Trump puede dar un impulso a los partidarios del Brexit “duro” o ruptura total con Bruselas. El republicano defendió abiertamente la salida del Reino Unido de la UE y llegó a decir que su victoria sería “como un Brexit de talla plus, plus, plus”.

Trump se plantó incluso en el Reino Unido el 24 de junio, un día después de referéndum, para inaugurar su campo de golf en Escocia, donde fue recibido con grandes protestas. Más de medio millón de británicos firmaron una petición parlamentaria para pedir que se impidiera su entrada en el país “por incitación al odio y al racismo”.

China se beneficia de la victoria

La victoria de Trump ha reforzado, por otro lado, las críticas que llevan semanas haciendo los medios de comunicación estatales en China sobre los mismos fundamentos del sistema democrático para enfatizar a su vez las hipotéticas ventajas del control ejercido por el Partido Comunista (PCC), informa Javier Espinosa.

“Esta carrera hacia el precipicio hará que la gente se replantee los valores de la democracia”, llegó a escribir el diario Global Times, plataforma de expresión de los sectores más conservadores del PCC, mientras que el Diario del Pueblo pedía a los “profesores en materia de democracia” que abandonar su “arrogancia” a tenor del ejemplo estadounidense.

La agencia oficial Xinhua aseguró que este escenario incide en que “la mayoría de los americanos se están rebelando contra la clase política y las élites financieras de EEUU”.

Curiosamente, el régimen autoritario chino prefería que ganara Trump en base a las declaraciones que había realizado exigiendo a aliados regionales como Corea del Sur, Japón o Taiwán que asumieron su propia defensa o cubrieran los costes del despliegue militar norteamericano en su territorio.

En este sentido, la oficina presidencial de Corea del Sur convocó una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad Nacional para analizar los resultados de los comicios al tiempo que su bolsa se desplomaba, siguiendo la línea de otras mercados de valores como el de Japón, Hong Kong o Singapur.

El triunfo de Trump reivindica asimismo la figura de personajes como el presidente filipino Rodrigo Duterte, cuya victoria electoral se basó precisamente en su desplante a las élite política más tradicional de Filipinas y sus maneras populistas.

El estilo Duterte -el mismo que lleva años promoviendo el “padrino” de los hombres fuertes asiáticos, que no es otro que el líder de Camboya, Hun Sen- lejos de ser una anécdota regional puede convertirse en un elemento recurrente ante el nuevo giro que están adoptando otras naciones como Malasia, donde su primer ministro Najib Razak comienza a utilizar unas prácticas similares; o Tailandia, donde el régimen militar ha decidido optar por una democracia bajo tutela.

Como escribió Daniel Wagner, director de la firma Risk Cooperative en el diario South China Morning Post, “Asia está lista para el mismo cambio radical de política que se está produciendo en el resto del mundo, como ocurre con el ascenso de personajes autoritarios y las decenas de millones de votos de descontentos de las elecciones de EEUU”.

Hillary Clinton llama a Trump y acepta su derrota

Un “aliado fuerte” para Egipto

El presidente egipcio, el ex jefe del ejército Abdelfatah al Sisi, ha felicitado este miércoles a Donald Trump con la esperanza de estrechar relaciones con Estados Unidos, informa Francisco Carrión.

“La República Árabe de Egipto espera que la presidencia de Donald Trump impregne un nuevo espíritu en la senda de las relaciones egipcio-estadounidenses con más cooperación y coordinación en los intereses comunes“, ha señalado un comunicado de la presidencia egipcia. Al Sisi se reunió el pasado septiembre en Nueva York con el entonces candidato republicano.

Durante el breve encuentro Trump le prometió que, de llegar a la Casa Blanca, EEUU se convertiría en un “aliado fuerte en el que Egipto pudiera confiar” para combatir el terrorismo y el extremismo. El ocaso de Hosni Mubarak y el golpe de Estado de 2013 había enfriado los lazos entre Washington y uno de sus principales socios en Oriente Próximo.

 

Sorgente: Elecciones Estados Unidos: Marine Le Pen y Nigel Farage felicitan a Donald Trump | EL MUNDO

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
< >

Leave a Comment

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *