Pages Navigation Menu

il contenitore dell'informazione e della controinformazione

.

El día que Pedro Sánchez dejó de leer El País

El exsecretario general del PSOE, el último en sumarse a un largo historial de desencuentros entre el diario de PRISA y la izquierda española

Pedro Sánchez bajó este lunes al kiosco y no compró El País. Ojeó la portada con disimulo, y al ver que no decía palabra de su entrevista del domingo en Salvados, lo dejó en el montón. En el bar donde se tomó un café vio un ejemplar grasiento sobre la barra, y estuvo a punto de abrirlo, pero se adelantó otro cliente. Luego, en el metro, se le sentó al lado una mujer con el periódico, y Pedro acabó cambiándose de sitio para que no le vieran leyéndolo por encima del hombro.

De golpe, el exsecretario general del PSOE se ha sumado a la larga lista de lectores desencantados, esos que en algún momento de las últimas décadas se han levantado una mañana diciendo: “Hasta aquí hemos llegado, no vuelvo a leer El País“. Algunos dejaron de leerlo en los ochenta, otros el mes pasado. Los hay que llevan treinta años dejándolo de leer, recayendo una y otra vez. Y los que seguimos leyéndolo, igual que otros periódicos con los que tampoco comulgamos, porque hay que leerlo para ver qué piensa ese sector de poder al que representa.

¿Tú cuándo dejaste de leer El País? Cuando avaló en un editorial el golpe de Estado de 2002 contra Hugo Chávez, cuando publicó una foto falsa sobre el mismo Chávez moribundo, cuando aquella lamentable portada con “ 30.000 subsaharianos preparan el salto a Europa por Ceuta y Melilla”, cuando despidió a tu colaborador favorito o a decenas de periodistas con un ERE, cuando empezó su agresiva campaña contra Podemos…

Pedro Sánchez lo dejó de leer cuando le llamaron “ insensato sin escrúpulos que no duda en destruir el partido que con tanto desacierto ha dirigido antes que reconocer su enorme fracaso”; cuando descubrió que ya no le querían, y que animaban a su decapitación. Según contó a Jordi Évole, los directivos del periódico ya le habían avisado de que no permitirían otro Gobierno que el de Rajoy. Entonces Sánchez descubrió que, oh sorpresa, “muchos medios están en manos de empresas que nada tienen que ver con los medios de comunicación”. Supongo que ha descubierto también que cuando ese mismo periódico le respaldaba no era porque lo consideraran un político brillante, sino porque su rumbo coincidía con los intereses políticos y empresariales de los propietarios.

Lo de El País con la izquierda española es la historia de un malentendido que viene ya desde su nacimiento. Un periódico fundado por un editor que hizo buenos negocios con la dictadura, y dirigido por un jefe de informativos de la televisión franquista, ocupó el espacio político y cultural de la izquierda por incomparecencia de otros, y a partir de ahí fue acercándose o alejándose de los gobiernos de turno según soplase el viento para los intereses de sus propietarios.

Normal que tantos lectores hayan experimentado en algún momento ese desencanto que dio título a un hermoso y resistente libro de poemas de Jorge Riechmann, El día que dejé de leer El País, libro de hace veinte años más citado por su genial título que leído, supongo. Y normal que El País y el grupo Prisa hayan dejado de ser la “referencia dominante” para convertirse en el pim-pam-pum de la izquierda, y Cebrián el mejor representante de las peores prácticas en los grandes medios. Está bien que Sánchez lo denuncie, pero un poco tarde, ¿no?

Que alguien le regale pronto a Sánchez un ejemplar del poemario de Riechmann, que las penas con buena poesía son menos penas. Yo acabo de coger el mío, y al abrirlo me encuentro un poema que parece estar dedicado al propio Sánchez y su súbita conversión en la última esperanza de la militancia socialista. Si donde dice “izquierda” lo sustituyen por “derecha”, y viceversa, parece que hablase de Sánchez, del que yo sigo pensando lo mismo que antes, aunque sus enemigos hoy lo hagan bueno:

TRAS LAS PRIMERAS DECLARACIONES DEL ÚLTIMO EX

Era un cero a la izquierda

Ahora

y tras el consabido breve purgatorio

se ha pasado

a la derecha con todo el equipaje

Ahora es un cero

a la derecha

donde su innegable talento para la nulidad

prestará buen servicio a los gerentes de la aniquilación.

No les envidio la nueva compañía.

Sorgente: El día que Pedro Sánchez dejó de leer El País

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
< >

Leave a Comment

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *